RCS, la revolucionaria alternativa a WhatsApp

RCS, la revolucionaria alternativa a WhatsApp

¿Cambiará la forma en la que nos comunicamos?

Compartir

Últimamente no paran de salir noticias referidas a WhatsApp, de las mejoras que está preparando y de cómo quiere ser una herramienta más poderosa todavía. Su uso en España es tremendamente popular, y a nivel mundial alcanza una séptima parte de la población, unos mil millones de personas.

Los RCS, o Rich Communications Services, son el resultado de una tecnología en la que intervienen un conglomerado de operadoras móviles, fabricantes y de la propia Google, que lo integra en Android, su sistema operativo móvil. Y se sabe que donde está Google hay interés.

Te puede interesar | Olvídate de WhatsApp: esta app es tan segura que evita capturas de pantalla

Esta tecnología no es una app en sí que hay que instalar, sino que formaría parte propia del dispositivo como si fuese una aplicación nativa. De hecho, estos RCS vienen a ser unos SMS mejorados. Podríamos hacer una comparación de ellos como los de nuestra querida aplicación Mensajes.

Esta manera de comunicarse tendría diversas ventajas, como la de ser muy segura (como los SMS) y posibilidades como la de geolocalizarte, lo que puede ser aprovechado por algunas empresas para lanzarnos ofertas o servicio dependiendo de nuestra ubicación. Parece ser que entre el mundo empresarial hay cierta reticencia al uso de apps como WhatsApp, famosa entre otras razones por sufrir constantes caídas de servicio.

Te puede interesar | WhatsApp podría borrar tus chats con su última actualización

Curiosamente es en España, bastión de WhatsApp, donde esta tecnología tiene un buen campo para prosperar, ya que los acuerdos de las operadoras con Google o están realizados, o tienen visos de ser firmados en breve. Aunque claro, falta lo más importante: el factor éxito. Quitarle el puesto a WhatsApp no parece tarea fácil, solo hay que ver la cantidad de apps que se quedaron en promesas y no llegaron a buen puerto. Quizás sea Telegram la única que resiste el embate de la app de Facebook.

Vía | elpais