Cómo lograr que Apple Watch monitorice bien tu ritmo cardiaco

Cómo lograr que Apple Watch monitorice bien tu ritmo cardiaco

Compartir

Cuando adquirimos un dispositivo médico, lo primero que pedimos es precisión, y es que hablamos de algo que podría tener un impacto en nuestra salud y en la de aquellos que vayan a utilizarlo, por este motivo, existen diferentes certificaciones que aseguran que estos productos funcionan tal y como se presentan. Para empezar, os queríamos recordar que el Apple Watch no tiene ninguna certificación que lo acredite como un dispositivo de uso médico.

Por ese mismo motivo, se puede permitir (aunque no debería) que ocurran errores como los que hoy os ayudaremos a solucionar, relacionados con el sistema de medición de la frecuencia cardiaca que tiene el reloj. Y es que, desde la última versión del sistema operativo, que incluía cambios en este sentido, parece que está dando bastantes problemas a algunos usuarios en situaciones como la sesión de ejercicio diario que registramos con el Apple Watch.

Te puede interesar | Hay una nueva moda que consiste en combinar el reloj con el iPhone

En WatchOS 4, se añadieron algunas nuevas funciones que permitían mejorar el seguimiento del ritmo cardíaco en diferentes situaciones, en reposo, andando… Además, se añadió una alarma con la que los usuarios podrán detectar posibles arritmias. La cuestión es que, está causando diversos problemas y, por ahora, parecen necesitar de una nueva actualización. Sin embargo, hay algunos detalles que si que podéis cuidar para hacer que la medición sea lo más precisa posible.

Algunos de estos consejos son, por ejemplo, ajustar correctamente vuestro reloj de forma que el sensor siempre esté en contacto con la muñeca, sin estar demasiado prieto. También debéis tener activa la función de Detección de Muñeca, que se encuentra en la app Watch, dentro del apartado Código de Mi reloj, de otra manera, el sensor no tomará mediciones en segundo plano, lo que implica que no podréis tener las mediciones en reposo, por ejemplo.

Te puede interesar | Cómo maximizar la vida de la batería de tu Apple Watch

Y, por supuesto, también es necesario tener en cuenta la perfusión sanguínea, en otras palabras, la cantidad de sangre que fluye por tu piel, que es lo que el sensor trata de captar. En determinados entornos, a bajas temperaturas, la perfusión puede que sea demasiado baja como para que la capte el sensor. Esto, unido a otros factores como tatuajes, o nuestro propio movimiento, pueden afectar en gran medida al rendimiento del sensor.

Y vosotros, ¿habéis logrado que vuestro reloj funcione correctamente?

Más información | Apple