8 curiosidades sobre el iPad en el 8º aniversario de su presentación

8 curiosidades sobre el iPad en el 8º aniversario de su presentación

Compartir

Hace exactamente 8 años y un día, el 27 de enero de 2010, Apple presentaba el iPad al mundo. Precisamente para conmemorar tan especial evento, una de los peces gordos de Apple, Bethany Bongiorno, ha contado en su cuenta de Twitter una serie de anécdotas curiosas que tuvieron lugar mientras Steve Jobs y los suyos andaban cocinando su próximo gran éxito. En ellas vemos una vez más el perfeccionismo y genialidad de Jobs llevados al extremo.

Nos ha parecido una serie de detalles tan interesantes y un homenaje tan bonito sobre su presentación que nosotros hemos querido traducirlos y recopilar las memorias de Bongiorno sobre uno de los dispositivos más fascinantes de Apple y del que todavía se espera una gran evolución. Hablamos, cómo no, del iPad.

Y es que sabemos que este año Apple nos prepara grandes sorpresas en su tablet, que previsiblemente será rediseñada adoptando el Face ID y reduciendo sus bordes al más puro estilo iPhone X. Para Apple el iPad es mucho más, de hecho en Cupertino creen que es el sustituto ideal del portátil.

Te puede interesar | Lo mejor que verás hoy: Híbrido de MacBook y iPad o el Microsoft Surface de Apple

Steve Jobs eligió las sillas del evento

Sabemos que Jobs era un obeso de la estética y los detalles. Tanto es así que el propio Steve escogió la silla Le Corbusier que se usó para el evento de presentación. Además, se situaron cuidadosamente para que el fundador de Apple viera cómo caía la luz en ellos, la elección de colores era la adecuada y su distribución la óptima.

Secuestrando a los desarrolladores

Al parecer, Apple convocó a los desarrolladores de terceros unas semanas antes del evento para una supuesta reunión puntual. Una vez allí, les dijeron que tendrían que estar con el proyecto varias semanas, así que el staff de Apple les llevó a comprar ropa y otras cosas de primera necesidad. A ver quién le dice que no al gurú de Apple.

Secretismo máximo

Hemos dicho lo del secuestro y ojo, que casi lo parece. Los devs estaban bajo vigilancia en todo momento. De hecho monitorizaban su actividad a turnos durante 24 horas diarias los 7 días de la semana. No podían llevar teléfono ni usar el Wi-Fi. ¿La razón? Que no se filtrase nada del diseño. Los iPad estaban ocultos en cajas para que ni siquiera pudieran ver sus números identificativos.

Inspirándose en Sony

En un momento dado, Steve Jobs decidió que ciertos elementos de la interfaz UIKit fueran naranjas. Pero no de un naranja cualquiera, sino de una tonalidad que había visto en un botón de un mando a distancia de Sony. Se hicieron con un montón de controles remoto de Sony hasta dar con él. Cuando lo encontraron, Steve lo odiaba y lo desechó.

Te puede interesar | La mejor manera de comer pizza si tienes un iPad

Un wallpaper contrarreloj

Justo antes de las vacaciones de navidad 2009 y a solo un mes de su anuncio , Steve Jobs pensó que el iPad tuviera un wallpaper en la pantalla de inicio. Un ingeniero estuvo trabajando todas las vacaciones para que Jobs lo viera a la vuelta. Esta función llegó al iPhone con iOS 4.

Angry Birds

El exitoso juego Angry birds fue lanzado en diciembre de 2009. Como la mayoría de los mortales, Bethany y otros miembros del equipo de desarrollo se engancharon a él. Una de sus mayores ilusiones era que se viera Angry Birds en la pantalla del iPad durante la presentación, para demostrar su compatibilidad. Pero no todo el mundo estaba de acuerdo con la idea.

Cuidando todos los detalles. Incluso los ocultos.

Steve pensaba que la interfaz de usuario del desplazamiento en Safari o el Correo parecía inacabada. Quería pulir los detalles al máximo, incluso en cosas que no estaban a la vista (el llamaba a eso el “fondo del armario”). Por eso, la textura del lienzo del tablero de macOS fue exportada al iPad.

La cosa más bonita que he visto nunca

Cuando el día llegó y Steve Jobs levantó el iPad con sus propias manos en la presentación, un periodista que estaba detrás de Bethany gritó:

¡OH DIOS MÍO! ¡ES LA COSA MÁS HERMOSA QUE HE VISTO NUNCA!

Bongiorno sintió que habían hecho algo espectacular. Obviamente en estos ocho años Bethany Bongiorno ha vuelto a repetir esa preciosa sensación, pero la primera siempre será su favorita.