Europa, contra Apple por comprar Shazam y tender al monopolio

Europa, contra Apple por comprar Shazam y tender al monopolio

Compartir

A finales del año 2017, Apple anunció la adquisición de Shazam, la plataforma de servicios de reconocimiento de música. Sin embargo, esta adquisición por parte de la compañía de la manzana mordida no se ha visto con buenos ojos desde la Comisión Europea.

La Comisión Europea es un grupo que aboga por los derechos e intereses de la Unión Europea, y en esta ocasión examinará y analizará la adquisición de Shazam por parte de Apple. Han sido muchos los países, entre ellos Austria, Francia, Islandia y España, los que han solicitado a la Comisión Europea que examine la adquisición para determinar si debería estar permitida bajo las leyes europeas.

Básicamente, lo que estos países desean es saber cuán grande es la amenaza de Apple al adquirir Shazam con respecto a los competidores locales.

Te puede interesar | Las 3 cosas que Apple planea hacer con Shazam

Apple y su adquisición de Shazam serán examinados por la Comisión Europea

A partir de ahora, Apple deberá solicitar que la Comisión Europea acepte el acuerdo entre Shazam y la compañía de la manzana mordida. La Comisión Europea podría hacerlo con o sin condiciones adicionales. Pero también tienen el poder de abrir una investigación en caso de tener preocupaciones con respecto al tema.

Apple adquirió Shazam en diciembre del año pasado por una suma desconocida públicamente, aunque se rumorea que el trato puede estar entorno a los 400 millones de dólares estadounidenses. Todavía no hemos visto qué planes puede tener en mente la compañía de la manzana mordida pero seguramente incorporen los servicios de Shazam en su plataforma de música en streaming Apple Music.

La aplicación oficial de Shazam, por su parte, sigue presente en la App Store. Pero en caso de que la compañía de Cupertino la retire, Spotify se quedaría sin referentes. Tanto Spotify como Apple Music obtienen juntas un millón de clicks al día con Shazam. Y este es uno de los motivos de la preocupación de la Comisión Europea.

Fuente | The Verge