Mucho más que “Made in China”: por qué un iPhone y un...

Mucho más que “Made in China”: por qué un iPhone y un Xiaomi no son iguales

Compartir
I

Durante los últimos meses estamos viviendo un auténtico furor por los móviles chinos. Puede que Xiaomi o OnePlus se lleven las portadas y las presentaciones multitudinarias, pero Meizu, Honor, Leagoo, Oukitel, Doogee siguen robando cuota de mercado a las grandes sin complejos, ofreciendo terminales que quizás no veas en vallas publicitarias pero que dejan con la boca abierta por su relación calidad – precio o unas baterías con autonomía de escándalo.

Pero volvamos a Xiaomi. Los chinos, que recientemente desembarcaron en España por fin, cuentan con el halo de ser la Apple china y, a juzgar por su crecimiento exponencial, no es de extrañar que en algunos países como España estén sacando los colores a las marcas grandes. No es para menos: el flagship de Xiaomi cuesta menos de la mitad que el iPhone X.

Así, no es de extrañar que tu cuñado se jacte en la cena de navidad con perlitas como esta:

Con lo que cuesta tu iPhone me compro cuatro Xiaomis.

O esta otra:

Mi Xiaomi hace lo mismo que tu iPhone.

Y la ya mítica:

Pagáis por ver la manzana mordida.

Pero, ¿hay diferencias entre Xiaomi y Apple? ¿Estamos pagando más por la marca? ¿Por qué hay tanta diferencia de precios entre una y otra marca, si al fin y al cabo ambas se fabrican en Asia? Es momento de analizar en profundidad sus estructuras de negocio, de producción y objetivos.

I

Te puede interesarEl mejor móvil de gama baja que puedes comprar no es Xiaomi: es iPhone

Xiaomi y Apple tienen diferentes modelos de negocio

Como explica Fortune, el gran reto de Xiaomi es aparecer en la misma frase que Apple. Qué presuntuoso, ¿verdad? No tanto, si tenemos en cuenta que incluso durante sus presentaciones muestran el iPhone sin ningún tipo de disimulo y hablan de mejorarlo. Apple y el iPhone es su referencia.

Los teléfonos Xiaomi son grandes terminales, eso está fuera de toda duda: cuentan con funciones de gama premium a precios irrisorios y una capa de Android medianamente tolerable – insistimos, para su precio y si no vienes de iOS -, pero no están en el mismo mercado que Apple o Samsung y ni siquiera han adoptado el modelo de negocio de un grande.

Solo hay que mirar volúmenes y márgenes. Xiaomi, como buen negocio típico chino, adopta la estrategia de grandes volúmenes y un escaso margen de beneficio. En el otro lado de la balanza se encuentra la especialización, donde se suele optar por un bajo volumen de producción y grandes márgenes, al fin y al cabo eres el único que haces eso, eres el especialista. Pero no nos engañemos, lo ideal en el capitalismo es siempre lograr grandes volúmenes y grandes márgenes. Ahí es donde quiere estar cualquier empresa toda su vida.

Para que te hagas una idea, en algunos productos, Apple está logrando un margen de beneficios del 30-35%. En contraposición, lo máximo que logra Xiaomi es un 20%. Por cierto, ¿sabes dónde logra Xiaomi su margen de beneficio más alto? Como explica Forbes, en el servicio técnico.

Son diferentes modelos de negocio y de hecho tarde o temprano Xiaomi irá adaptándose si quiere competir de tú a tú: tiendas físicas, mayor y mejor soporte, capas Android más depuradas, campañas publicitarias, solventar sus problemas legales, i+D+I y patentes propias… cosas secundarias para un fabricante que se dedica a copiar, pero fundamentales para una marca tecnológica puntera. Al fin y al cabo ya cuenta con una base de clientes enorme.

De hecho, lo va haciendo: como muestra su expansión en España, la garantía de sus productos en Europa o sus tímidas campañas publicitarias. Si Xiaomi quiere ser un grande, tendrá que tener infraestructura y estrategia de grande. Y claro esta, subirá sus precios.

Ahora es el momento de decir que lógicamente, comprar sus productos en Xiaomi España es más caro que hacerlo como hasta ahora por motivos obvios, pero aún así sigue estando a años luz de los precios de Apple.

Hemos hablado de sus modelos de negocio y por qué es injusto comparar a Apple con Xiaomi, pero hay más diferencias.

Te puede interesarXiaomi llega a España… ¿miedo en Apple por el iPhone?

¿Por qué los móviles chinos son más baratos que un iPhone?

Pero la comparativa de los móviles chinos va más allá de Xiaomi, que como hemos visto ya se encuentra en plena fase de crecimiento hacia un modelo de negocio más exigente, sino hacia una realidad flagrante: un iPhone – o un Samsung – no pueden competir de tú a tú con un móvil chino porque simplemente no juegan en la misma liga. Las razones son muchas y variadas.

Ahorro en costes de producción

Apple y Xiaomi fabrican sus productos en China, donde las condiciones laborales de los empleados no son iguales a las que tenemos en otros países. Eso es un punto negro para ambas. Y no es casual: China ofrece una de las mano de obra más baratas del mundo.

Pero marcas como Xiaomi, Meizu o Huawei tienen la ventaja de que construyen sus teléfonos localmente, ahorrando en costes de transporte. Algo que por ejemplo no sucede con Apple, pero tampoco con Samsung, HTC o Sony.

Alta tecnología, pero no revolucionaria

Otro factor importante es que los móviles chinos cuentan con hardware potente y actualizado, buscando un equilibrio perfecto entre precio y rendimiento. Pero no se pueden comparar con el hardware de Apple o de Samsung, que emplea componentes de más calidad.

Y es que puedes ir a Amazon y comprar un SSD de 128GB de Samsung o comprar el más barato que haya. Sobre el papel, serán iguales. Pero la realidad no es así.

En algunos casos, los fabricantes chinos se decantan por procesadores Mediatek, que son mucho más baratos que los Exynos, por ejemplo. Si vamos a la RAM, los fabricantes chinos pueden decantarse por DDR3 en lugar de DDR4. Para las cámaras, usaran sensores Sony. Mismas especificaciones, pero no es lo mismo.

En cuanto a las capas de software: si iOS es per se más estable, fluido, seguro y con un diseño más limpio que Android, ya no te quiero ni contar cuando hablamos de capas propias chinas, o de apps que ni siquiera están configuradas para las dimensiones de tu pantalla.

No diga diseño, diga plagio

Lo que logran los fabricantes chinos son grandes diseños a precios ajustados gracias a inspirar las composiciones, materiales, etc. De hecho, el éxito arrollador de Xiaomi ha levantado ciertas ampollas incluso en Apple, donde Johny Ive les acusó en 2014 directamente de copiarlos, como puedes leer en el ABC. Pero, ¿no es la copia el mayor signo de admiración? Sí, pero cuando empieza a hacer demasiado ruido, es molesto y además es ilegal.

En la India, Xiaomi tiene otro frente abierto con el gigante Ericsson precisamente porque no paga las patentes de ciertas tecnologías empleadas en su teléfonos, según detalla Forbes. Y es que puede que en China valga todo, pero la propiedad intelectual y el copyright son temas serios y que a la larga, dañan a toda la industria.

Te puede interesarXiaomi no podrá usar la marca “Mi Pad” por parecerse a “iPad”

i+D+…¿what?

Mientras que Apple patenta cosas cada semana y nos sorprende cada cierto tiempo adquiriendo empresas como Shazam u otras que le permiten seguir creciendo y ampliando conocimientos, para otros el nivel de investigación, desarrollo e innovación no es el mismo: se limitan a ver lo que lanzan las marcas punteras e intentar copiarlo, sirva como ejemplo el iPhone X y su larga lista de imitadores .

Así, Samsung, Google, Huawei o Apple innovan e invierten en sorprendernos con productos que serán la crema del mercado. Una vez llegan al mercado, son analizados y despedazados para adaptarse a otros terminales de manera más o menos eficiente. La tecnología llega a todos los lados, pero no a la misma velocidad ni con la misma calidad.

Por supuesto, olvídate de actualizaciones de seguridad o de las últimas novedades de Android. Y échate a llorar con sus apps de stock.

Venta online

La venta online es la favorita de los fabricantes chinos simplemente por el brutal ahorro que supone no construir sus tiendas físicas y la infraestructura necesaria para la distribución y el soporte.

Cuando pagas por un iPhone 8 – o por un Samsung Galaxy S8 – no solo estás abonando el terminal, también fomentas que las Apple Store sigan abriéndose y haya empleados en ella.

Sin campaña de marketing

Xiaomi ha demostrado que el boca a boca es tan efectivo como la mejor campaña de marketing que exista. Mientras tanto, las grandes marcas pagan para aparecer en el último episodio de Modern Family, ser el primer anuncio de año nuevo o colgar un banner enorme en la puerta del sol.

Las redes sociales son herramientas de venta mucho más baratas y muy efectivas, sobretodo para un público que busca un buen terminal barato.

Cantidades limitadas

Seguro que te has preguntado alguna vez por qué OnePlus es capaz de lanzar dos flagships al año. Muy sencillo: forma parte de su modelo de negocio, que crea productos a demanda. Si la gente cree que un teléfono es un chollo y que hay pocos en el mercado, correrá a comprarlos.

Al fin y al cabo, imaginamos que crear el OnePlus 5 no costó demasiado en diseño, puesto que se parece demasiado a cierto teléfono móvil que ya arrasaba en el mercado.

Venta de accesorios

Como sus márgenes de beneficio son muy bajos, vender accesorios con precios inflados es una forma muy rentable de aumentar su beneficio: desde fundas hasta zapatos, pasando por mochilas. ¿Te imaginas a Apple o a Samsung vendiendo zapatillas para cuadrar sus cuentas?

¿Merece la pena?

Eso depende única y exclusivamente de ti. La realidad es que la calidad de algunos fabricantes chinos es espectacular, y si Xiaomi está donde está es precisamente por eso. Nadie les ha regalado nada.

Quizás no usen los materiales más punteros, los mejores componentes o las capas más depuradas, pero su relación calidad precio es insultantemente innegable. Además, puede que solo quieras tu teléfono para llamar, las redes sociales y WhatsApp. Pero no: Apple y Xiaomi no juegan en la misma liga. Las comparaciones son odiosas.