Fotografía en iPhone para dummies (I): los megapíxeles

Fotografía en iPhone para dummies (I): los megapíxeles

¿Quieres conocer más sobre los megapixeles?

Compartir

A la hora de comprar un iPhone uno de los factores que más nos llama la atención o que valoramos es la capacidad de realizar buenas fotografías. Afortunadamente, estos dispositivos han mejorado mucho en un espacio de tiempo relativamente corto, y si bien la cámara de un iPhone jamás podrá sustituir a una profesional, los resultados son muy buenos si queremos llevarnos ciertos recuerdos de la retina al disco duro.

Y es que no cabe duda que vivimos en una sociedad completamente icónica, todo entra por la vista. Tendemos a pensar de manera errónea que cuantos más megapíxeles tiene la cámara de un iPhone, mejores fotografías va a hacer. Esto es un concepto erróneo y por eso vamos a adentrarnos en este mundo para despejar muchas dudas.

Te puede interesar | Apple inventa una sorprendente lente para tus dispositivos

¿Qué son los megapíxeles?

La resolución es la cantidad de puntos de color que contienen las fotografías que toma la cámara, ya sea la de un iPhone o una Nikon profesional. Un millón de píxeles correspondería a 1 MP. ¿Recuerdas al iPhone original del año 2007? Pues su cámara tenía 2 megapíxeles. La foto de aquí de bajo está hecha con este modelo, que tuve la suerte de tener, ofreciendo 600 x 800 píxeles. Hablamos de un terminal con 11 años de vida, ahora la cosa ha cambiado y bastante.

Ese concepto hace referencia a lo que puedo ampliar la fotografía sin perder resolución, o lo que es lo mismo, que no aparezca “pixelada”. Un teléfono con esa cantidad de megapíxeles ahora mismo puede parecer ridículo, pero podrías imprimir una foto a un tamaño estandarizado sin perder mucha calidad.

Ahora bien, ¿por qué no es un factor determinante a la hora de hacer una buena fotografía la cantidad de megapíxeles que tenga la cámara? Pues porque intervienen factores como la calidad de la lente o la cantidad de luz que admita el sensor. Por eso quieren reducir la calidad de una cámara a la cantidad de megapíxeles es equivocado.

¿Para qué sirven entonces?

Muy sencillo, en la foto que te mostré arriba hecha con el iPhone original, si quiero hacer zoom y captar algún detalle se me “pixelará” rápidamente, y no podré sacar detalles. Sin embargo, una fotografía realizada con un iPhone actual, como podría ser el iPhone 8 plus, me va a permitir ampliarla sin perder ni querer ni que aparezca ruido.

Las fotos que hacemos con nuestro iPhone normalmente no tienen un uso más allá que el doméstico, en todo caso podemos emplearlas para realizar algún tipo de impreso o podemos sacarlas en papel fotográfico y ponerlas en un marco. Pero ninguna persona utiliza la cámara de su dispositivo móvil para realizar una foto que vaya ir en la marquesina de una parada de autobús, o para realizar un póster publicitario o un book de modelos. Ahí es donde sí que entran en juego los megapíxeles, cosa que en un teléfono móvil no terminan teniendo tanta importancia como pensamos.

A la hora de sopesar que un dispositivo móvil, como en este caso es un iPhone, tenga una buena cámara, lo que entra en juego es la óptica y el sensor. En el caso de un teléfono son de tamaño muy pequeño y por tanto no tienen la capacidad de resolución, por pura física, que el que pueda ofrecer una cámara compacta de mejores prestaciones. Y a decir verdad, a no ser que seas una persona muy aficionada a la fotografía, los usuarios normales y corrientes utilizamos el iPhone para captar sensaciones, recuerdos, experiencias o incluso nos atrevemos a hacer fotografías con cierto halo artístico. Pero poco más.

Si nos introducimos en el mundo fotográfico debemos de apostar por una cámara “de verdad”, la de un teléfono hace verdaderas maravillas y es capaz de grabar en vídeo a 4K, algo imaginable hace algunos años, pero ya está. Por eso, es importante que no te fijes tanto en los megapíxeles como en la luz que puede captar, o en cómo es capaz de enfocar o la velocidad de disparo.

Con un iPhone, un poco de paciencia, disparando y desechando muchas fotos y algún buen programa de edición de fotografía podrás conseguir instantáneas que sorprenden y que plásticamente sean muy bellas, pero no le pidas al iPhone lo que él no va a poder ofrecerte, megapíxeles aparte.

Te puede interesar | Tu iPhone hace fotos tan deliciosas que podrías comértelas