Fotografía en iPhone para dummies (II): El modo retrato

Fotografía en iPhone para dummies (II): El modo retrato

Te contamos más sobre este modo de fotografiar tan de moda.

Compartir

Puede que hayas escuchando hablar en fotografía del bokeh, un término japonés que se puede traducir como “desenfoque”. Pues sí, es lo mismo que el modo retrato que ofrece el iPhone 7 Plus y los iPhone 8 Plus y iPhone X.

Si tienes la suerte de poseer algunos de estos terminales seguro que habrás utilizado esta técnica fotográfica, que suele ofrecer unos resultados sorprendentes y semejantes a los que hacen cámaras de buena calidad.

Te puede interesar | Fotografía en iPhone para dummies (I): los megapíxeles

¿En qué consiste el modo retrato?

Simplemente en centrar la atención en el objeto a fotografiar, desenfocando el resto. Es una técnica que se ha importado de las cámaras profesionales y que proporciona un efecto muy agradable. Además de ello, consigue destacar lo que se quiere fotografiar desenfocando el resto. La mirada se fijará en ese elemento captando nuestra atención, para dejar en un segundo plano el fondo.

¿Cómo se consigue?

En fotografía “no móvil” se consigue jugando con la apertura del diafragma, ya que para ello debe de haber un número grande. Cuánto más abramos el objetivo, mayor desenfoque lograremos. Pero vamos a lo que nos ocupa, que no es más que este efecto en el iPhone.

Debes de tener muy presente que un iPhone, o cualquier smartphone que tenga una cámara, es eso, un teléfono con una cámara adosada a él. Y claro está, tiene sus limitaciones. Esta viene determinada por el tamaño del sensor y las lentes, que están muy próximas entre sí y no permiten mucho margen de acción. En los modelos de Apple que tienen doble cámara, iPhone 7 Plus, iPhone 8 Plus y iPhone X, el modo bokeh se aplica con una combinación de jugar con ambas lentes y por software. La doble lente, gran angular y teleobjetivo, consigue separar el objeto del fondo y procesarlos, con lo cual se obtiene el modo retrato de Apple.

¿Qué tal es?

Pues como efecto para sorprender está muy bien, ya que normalmente el resultado no es malo, aunque eso sí, nunca jamás perdamos el norte: es una fotografía hecha con un móvil. Por tanto, hay fotos increíblemente buenas hechas con un iPhone,pero en ese campo, nunca tratemos de hacer comparaciones con una cámara “de verdad”.

Puede probar a hacer tus pruebas, siempre en condiciones de buena luz natural, eso sí. Olvídate de hacer un modo retrato, y en general cualquier foto, con poca luz y un smartphone. Además de ello, en un iPhone es bastante sencillo, ya que a la hora de enfocar, el dispositivo te avisa de cuando está el modo retrato activo y preparado par disparar de esta manera.

Como siempre, lo mejor es hacer tus pruebas. Muchas veces los resultados son sorprendentes y por ejemplo, me encanta usar este tipo de modo retrato sobre objetos, tanto como con personas.

¿Y la iluminación vertical?

El iPhone 8 Plus y el iPhone X vinieron con este sistema de procesado de fotografías y que proporciona 5 escenarios diferentes de fotografía en modo retrato, el de luz natural, el de luz de estudio, el de luz de contorno, luz de escenario y luz de escenario en modo mono. Como tales, consiguen hacer realces en este tipo de fotografías, además tiene la ventaja de poder cambiar entre uno y otro en el procesado.

Sigue estando en modo beta, y la verdad es que se nota. Los dos últimos modos son los que menos me gusta utilizar porque se nota demasiado el efecto software. Solamente hay que fijarse en, por ejemplo, los bordes. Es algo que está por pulir y se tienen que dar unas condiciones muy concretas de luz para que esté bien conseguido. Para muestra, este ejemplo. Los resultados no son nada buenos.

En estas cosas es donde te das cuenta que estás fotografiando con un teléfono y no con una cámara, pero teniendo esto claro y sabiendo las limitaciones del primero, no hay por qué pensar que Apple nos está tomando el pelo. Y vuelvo a decirlo, los resultados con luz natural y en determinados contextos, para un usuario cualquiera, son buenos. Se trata de disfrutar con nuestras fotos, darle un enfoque distinto y quizás realzar ciertos aspectos. Si se consigue, objetivo cumplido, y si el resultado nos satisface, mejor.

Te puede interesar | Google lanza dos apps de fotografía brutales para iPhone