Samsung está tan obsesionado con Apple que mete caña al iPhone X...

Samsung está tan obsesionado con Apple que mete caña al iPhone X en el MWC 2018

Compartir

Aunque oficialmente comienza hoy, el Mobile World Congress de Barcelona (o abreviadamente MWC 2018) abrió sus puertas ayer con las propuestas de Huawei, Nokia y Samsung. Aunque todas ellas fueron interesantes, los coreanos y sus nuevos Samsung Galaxy S9 coparon todas las miradas

Después de todo son el máximo rival de Apple y su iPhone X, algo que se nota tanto en la calidad de sus gadgets como en el halo de sus presentaciones pero sobretodo es evidente que tienen la manzana mordida grabada a fuego. Y no es para menos: de cada dólar que ingresa el sector del smartphone, más de la mitad se va para Cupertino. Apple es la marca de referencia en el sector y el iPhone X el teléfono a batir.

En una presentación larga e intensa, Samsung nos sorprendió con un terminal continuista cuya máxima innovación se encuentra en una óptica que debía ser reforzada imperiosamente tras las escasas novedades que traía su predecesor en este sentido y cómo no, en sus AR Emoji. Si suena parecido a Animoji es porque precisamente eso es lo que son: unos emojis personalizados que se inspiran en los originales y exclusivos del iPhone X.

Te puede interesarSamsung Galaxy S9 vs iPhone X: ¿Cuál es mejor?

No obstante, el Samsung Galaxy S9 y S9+ son telefonazos y desde luego que se lo van a poner muy duro a Apple, tanto con el iPhone X actual como con los iPhone que vendrán este septiembre. Pero en Samsung sigue escociendo eso de ser segundo y por ello no dejaron pasar la oportunidad para darle cera a Apple.

Mientras hacían referencia al Galaxy S9 como el móvil “para la generación visual y social”, Samsung volvió a incidir en su pantalla infinita que llega hasta los mismísimos bordes del terminal. Parafraseando a Buzz Lightyear, el S9 de Samsung parece querer llegar ¡hasta el infinito y más allá! Por supuesto, sin notch:

Cuando lanzamos la pantalla infinita, nadie había oído hablar de ello. Se trataba de un diseño rompedor que ofrecía más pantalla en menos espacio, estableciendo un nuevo estándar en la industria. Con el S9 hemos seguido esa estela, refinándola todavía más. Hemos creado un diseño tan minimalista que no puedes decir dónde termina la pantalla. Y como siempre, ¡sin notch!

Es gracioso, porque gracias al notch Samsung ha descubierto los Animojis para inspirarse en ellos. O en trabajar para desarrollar un reconocimiento facial fiable como el Face ID y no como el del S8, que podía ser engañado con una foto de carnet.

Pero no acaban aquí las pullas. Tras ajustar su sensor de huellas a una zona en la que no pudieras ensuciar la cámara de la lente por error – si es que llegabas, claro está – como pasaba con el S8, Samsung sacó pecho porque el sensor de huellas es el reconocimiento más popular para desbloquear móviles, por eso siguen apostando por él.

Por ejemplo, el escaner de huellas dactilares, que todos sabemos que es la forma más popular para desbloquear nuestros teléfonos, por eso no lo eliminamos. Porque escuchamos el feedback de nuestros clientes, lo hemos cambiado de sitio bajo la cámara.

Bueno, la efectividad de la huella dactilar es innegable, como también lo es que a Samsung le ha costado horrores dar con un reconocimiento facial efectivo. En todo caso habrá que ver cómo evoluciona todo, no vaya a ser como cuando se echaban las manos a la cabeza por retirar la conexión jack para terminar haciéndolo ellos poco después.