Por qué Apple prefiere el Face ID al sensor de huellas bajo...

Por qué Apple prefiere el Face ID al sensor de huellas bajo la pantalla

Te contamos el por qué de esta decisión.

Compartir

El verano pasado, antes de la presentación oficial del iPhone X de Apple, todo eran especulaciones que iban variando de un día para otro. Que si habría Face ID, que si no, que habría un sensor de huella en la pantalla o en el logo de la manzana. Como podéis comprobar, mucha palabrería hasta que finalmente se descubrió el pastel el día 12 de septiembre en la keynote.

Y es que parece ser que la decisión de utilizar el sistema de identificación biométrico de Face ID, ya estaba tomado un año antes de que saliera el dispositivo, y lo tenía tan claro porque piensan que es un sistema bastante mejor que el que se ha venido utilizando hasta ahora de Touch ID.

Te puede interesar | El iPhone X mejorará su Face ID

Así es como lo hizo saber John Gruber, un blogger norteamericano que tiene en su haber el de inventar el sistema de escritura Markdown, tan utilizado en los medios digitales.

Hubo, por supuesto, los primeros intentos de incorporar un sensor de ID táctil debajo de la pantalla como un plan B. Sin embargo, en Apple se convencieron de que Face ID era el camino a seguir hace más de un año. Oí esto ayer de varias personas en Apple, incluyendo ingenieros que han estado trabajando en el proyecto del iPhone X durante un largo tiempo. Dejaron de seguir desarrollando el Touch ID debajo de la pantalla, no porque no podían hacerlo, sino porque decidieron que no lo necesitaban.

Es decir, en Apple lo tuvieron meridianamente claro. Es más, hay compañías que sí integran Touch ID en la pantalla, personalmente me parece un sistema de identificación muy bueno y que podría complementar al que está actualmente siendo utilizado en el iPhone X. Para muestra, compartimos un vídeo en el cual se puede comparar entre estos sistemas y ver a un modelo en acción que sí que lo lleva, el Vivo X20 Plus UD. Esta tecnología, desarrollada por Synaptics lleva el nombre de Clear ID.

Aunque todo aparentemente fluye como la seda, este sistema tiene un par de desventajas. La primera de ellas es que solamente puede ser montada en dispositivos que tengan una pantalla OLED. Vale, el iPhone X sí que lo incorpora, pero como os hemos venido hablando de un par de meses para acá, se da por seguro que Apple va a lanzar tres modelos diferentes de iPhone para este año 2018, y el que está centrando la atención es un dispositivo económico de 6,1 pulgadas y que no incorpora esta tecnología de pantalla, llevaría una pantalla LCD. El panel OLED encarece mucho cualquier teléfono que lo monte.

El otro inconveniente con el que nos encontramos es que el sensor de huellas integrado en la pantalla no deja de ser prácticamente un interruptor, que puede ser visible dependiendo del grado de iluminación y el ángulo en el que se mire la pantalla, y esto parece ser que no gusta nada en Cupertino. Además de ello, este sensor emite un pulso de luz que ha de reflejarse en el dedo del usuario, Y que tiene como misión indicar al propietario del dispositivo donde ha de colocar el dedo. En definitiva, complicaciones.

En otro orden de cosas hablamos de seguridad, en el año 2013 cuando se incorporó la tecnología de Touch ID al iPhone 5s fue una especie de revolución. Con una tasa de errores de 1 entre 50.000, se daba por hecho que era materialmente imposible desbloquear un dispositivo utilizando cualquier técnica de engaño. Es más se sigue teniendo como un sistema muy seguro, ya que en modelos recientes como el iPhone 8 y el iPhone 8 Plus se ha incorporado en 2017, y quien lo utiliza suele estar muy satisfecho con él.

Cuenta además con una ventaja que no posee el Face ID, y es la de poder registrar diferentes huellas de personas distintas. Está claro, mi iPhone es mío y no voy a dejar que nadie lo utilice, pero sí que hay un rango de usuarios a los que sí que les interesa la posibilidad de tener registrada la huella de alguno de sus hijos para poder utilizar el dispositivo a conveniencia.

Y referido a la seguridad, y a pesar de todos los vídeos que vimos a partir de que fuera lanzado el iPhone X, Face ID parece ser la piedra angular de Apple para el futuro, ya que tiene una tasa de error de 1 entre 1.000.000, y recordemos que es una tecnología novedosa para los californianos, que irán puliendo y seguramente mejorando de cara al futuro. Así que ya sabes, ¡larga vida a Face ID!

Te puede interesar | Cómo el iPad Pro mató la tablet: el iPad lidera un sector herido de muerte

Vía | bgr