Fotografía en iPhone para dummies (III): la luz

Fotografía en iPhone para dummies (III): la luz

Aprende a usar la luz al fotografiar con tu iPhone.

Compartir

Continuamos nuestra serie de artículos de fotografía en el iPhone con los que pretendemos hacer una aproximación a este arte, porque hay muchas cosas que nos pueden servir para conseguir mejores instantáneas.

El artículo de hoy está dedicado al gran aliado (o enemigo) de los aficionados a este arte, sí, la fotografía móvil es un arte, y no es otra que la luz. Veremos algunas pinceladas de cómo podremos hacer para que se ponga de nuestro lado cuando más la necesitemos.

En primer lugar repetiremos el mantra de siempre, hago fotografía con un iPhone y no con una cámara réflex. Una vez que lo tenemos claro, vamos a ver algunos conceptos claves. El resultado de hacer una fotografía, sea con el dispositivo que sea, consiste en que los sensores capten la luz, dando como resultado una instantánea.

Te puede interesar | Apple muestra lo emocionante del matrimonio gay y la fotografía en su último anuncio

Los sensores de la cámara de un iPhone tienen por motivos de puro espacio muchas limitaciones a la hora de capturar la luz, sobre todo cuando esta escasea. Aunque si nos ponemos a pensar, un exceso de luz dependiendo de las áreas da como resultado fotografías con partes sobreexpuestas, resultado de no equilibrar adecuadamente la misma Y tener la manía de disparar siempre en automático.

Por eso, y en la medida de lo posible, siempre es interesante utilizar algunas de las aplicaciones existentes en la App Store que nos permita disparar en Modo Manual y no en el predeterminado, sobre todo si queremos buscar algo más en nuestras instantáneas. Personalmente me decanto por ProCam 5, que es completísima y permite disparar realizando los ajustes de ISO que quieras. La mayoría de las veces el modo automático funciona bien, aunque es interesante conocer que puedes llevar a la cámara un punto más allá, que de eso se trata.

Además de esto, esta aplicación te permite realizar tus fotos en modo RAW, que a la hora de editarlas podrás hacer verdaderas maravillas. Aunque somos usuarios medios o aficionados, no está de más adentrarse en ese mundo aunque sea por experimentar. La contraprestación de trabajar en RAW es el peso de los archivos.

Te puede interesar | Los mejores accesorios de fotografía para tu iPhone

Ve hacia la luz

Pues sí, nada mejor que aprovechar la luz del sol para sacar los mejores tonos y colores. Sin lugar a dudas es una gran compañera, ya que tiene la peculiaridad de hacer que las fotos reluzcan. Aunque claro, no siempre es posible tener buenas condiciones de luz, o simplemente el día está nublado. O bien eres ave nocturna y te decantas por las fotos con escasa luz, ahí es donde hay que ser cuidadoso.

La foto que acabas de ver aquí arriba es un autorretrato en condiciones de escasa luz hecha con un iPhone 7 Plus, excepto la que entraba por la parte superior, dentro de un túnel abandonado. La foto original peca de exceso de ruido, cosa se que pudo matizar más tarde con una app de edición y pasándola a blanco y negro, hablaremos de ello al final.

La noche no es la gran compañera de las cámaras móviles. Los sensores de la misma hacen lo que pueden y es muy común encontrar fotos de noche con mucho ruido, el grano se hace muy evidente y aquello no tira. ¿Qué hacer en estos casos? Lo primero que se nos viene a la cabeza es el uso del flash. Mmmmm, tema peliagudo. Los resultados suelen ser desazonadores, y si a eso le unimos tener la lente sucia y una funda que puede provocar un efecto halo, desastre asegurado.

Aunque eso no quiere decir que no podamos utilizarlo si lo planteamos como una linterna, es decir, en vez de activar el flash lo pones como un foco, los resultados son muchos mejores. Y como se trata de ir jugando con luz, la iremos buscando. Ventanas, luz que venga de un lado para potenciar las sombras en vez de que incida de frente. Cualquiera puede tener un efecto positivo a la hora de disparar.

Un truquito guay

Y si queréis un truco efectivo para hacer fotos de retratos que den un gran resultado, podéis usar algo que refleje la luz y que solemos tener muy a mano, un parasol de coche metalizado. Lo puedes comprar por muy poco dinero, y los efectos son espectaculares. Claro está, no se trata de ir cargando con él a cada momento, pero sí para tenerlo en cuenta para realizar algunas fotos más artísticas, o hacerte tu propio book casero.

Epílogo

En resumidas cuentas, estos consejos se pueden reducir en dos, buscar siempre fuentes de luz naturales y limitar muchísimo el uso del flash tal y como tenemos acostumbrado. Y un plus extra, si una foto crees que merece la pena, pero tiene ese no se qué por el cual no te termina de convencer, siempre tienes a tu disposición muchísimas aplicaciones de edición de fotografía con las cuales puedes corregir puntualmente ciertos fallos, o darle otro aire. Mi recomendación está justo aquí debajo. Y recuerda, quien esto escribe tiene mucho todavía por aprender.