Qué podemos esperar del Apple Watch 4

Qué podemos esperar del Apple Watch 4

El Apple Watch 4 será una realidad dentro de poco. ¿Qué podemos esperar de él?

Compartir

Ya hace algunos años que el primer Apple Watch fue lanzado al mercado, y desde entonces hemos pasado por tres series más que han ido ofreciendo algunos extras y añadidos que pueden parecernos más o menos útiles.

Si miramos hacia atrás, veremos como un dispositivo en el que al principio mucha gente no creía ha terminado siendo un habitual en las muñecas de aquellos apasionados por la tecnología -me incluyo, siendo en un principio un escéptico amante de los cronógrafos tradicionales-, y eso se ha demostrado en los resultados financieros en Cupertino.

Lo que aquellos poseedores de un Apple Watch esperamos va más allá de las novedades que han acontecido en las sucesivas revisiones del wearable. Lo cierto es que, pese a estar frente a uno de los relojes inteligentes más completos del mercado, todavía no deja de ser un accesorio de lujo para nuestro iPhone, además de un buen acompañante para los deportistas.

¿Qué podemos esperar del Apple Watch 4? Se convertirá en un importante accesorio, más allá del complemento que es a día de hoy?

Apple Watch 4: Lo que está por venir

Te puede interesar | Las 10 cosas más geniales que puedes hacer con un Apple Watch

Más apps de terceros

Seamos sinceros: no encontramos demasiadas aplicaciones de terceros con una buena funcionalidad para el Apple Watch. Si bien es cierto que algunas de las más famosas -como Instagram, Telegram o Trello- tienen su propia burbuja y son funcionales, en muchos otros casos la aplicación está pobremente optimizada en el mejor de los casos, cuando en la mayoría solamente recibimos notificaciones, sin opción a respuesta.

La opción de mejorar las esferas con las consiguientes complicaciones no parece una opción prioritaria para Apple, pese a que estas son una estupenda fuente de información para el usuario.

En este caso, solamente podemos esperar que dé con la tecla correcta y dejemos de sufrir esas tediosas aplicaciones que parecen más pensadas para incordiarnos que para ayudar.

Te puede interesar | Apple Watch vs Watch Sport: ¿Qué diferencias hay?

Cambios en diseño

Desde que se presentase en 2014, una persona podría estar llevando un Apple Watch original o un Serie 3 y si los colores coincidiesen no nos percataríamos del cambio.

Esto es algo significativo, ya que Apple tiende a modificar sensiblemente el diseño aproximadamente cada 2 o 3 años, pero el smartwatch parece ser una excepción, centrando todas sus novedades en mejoras de chips y software.

¿Por qué no cambiar el diseño? Tal vez porque consideren que su pantalla cuadrada sea ya todo un icono o sencillamente, porque les va bien pero parece que en Cupertino nadie se ha planteado mover un dedo en cuestión de diseño. Por lo menos, nos queda el consuelo de que nuestras correas y fundas son compatibles entre sí en su gran mayoría. Algo bueno tenía que tener.

Te puede interesar | El Jailbreak llega a Apple Watch

Hará tu vida más saludáble

Viendo los añadidos en las sucesivas series que han ido saliendo (más allá de la mejora en la batería y en el procesador) podemos hacernos una idea bastante clara de lo que Apple busca con su reloj inteligente.

No parece que este dispositivo pase a ser un ente totalmente diferenciado del iPhone, pero sí que es cierto que poco a poco se le van añadiendo funciones relacionadas con la salud. ¿A qué me refiero con esto? Bueno, el hecho de que esté enfocado a “obligarnos” a llevar una vida sana, el hecho de que nos tome el pulso y que ahora también incorpore un GPS y un altímetro barométrico nos da que pensar.

Poco a poco los de cupertino nos han mostrado que lo que realmente buscan con el Apple Watch va de la mano con la vida saludable. Es por ello que Apple sigue buscando cómo añadir más sensores a su reloj.

¿Imaginas poder medir constantemente el nivel de azúcar en sangre sin necesidad de un chip implantado y una aplicación específica? o incluso, el medir la presión abriría muchas puertas a aquellos pacientes que realmente necesitan de este tipo de control constante. Por suerte, pronto será una realidad.

Te puede interesar | Esta correa de Apple Watch detecta enfermedades del corazón

Entonces… ¿Qué novedades nos esperan?

Realmente poco podemos saber acerca de cómo será o dejará de ser el Apple Watch durante los próximos años, pero sí estoy seguro de que la salud, la actividad física y el monitoreo a nuestro propio cuerpo irán de la mano junto con las novedades que vayan sacando.

Si tenemos en cuenta que la evolución del Apple Watch 2 a la tercera serie ha hecho que poco a poco, este se vaya acercando más a un gadget autónomo más que a un complemento. ¿Que nos hubiese gustado ver más cambios? Claro que sí.

También me ha gustado mucho que en las sucesivas versiones este reloj inteligente haya pasado a ser apto para nadar en piscinas, y que ahora además también incluya GPS para que no tengamos que llevar nuestro iPhone a cuestas si queremos salir a hacer deporte, lo que lo convierte en un dispositivo mucho más versátil.

Lo que sí hay que afearle es que al no tener demasiadas aplicaciones nativas, no encontremos soluciones adecuadas a nuestras necesidades sin pasar por caja. Sin ir más lejos, muchísima de su competencia (a un precio más comedido) ofrece el sistema de monitoreo del sueño, mientras que los usuarios del Apple Watch tenemos que pagar si queremos este control.

Los relojes inteligentes, por norma general, siempre han sido territorio de los deportistas, aunque esto cambió con la llegada de la moda de los wearables. Sólo nos falta ver hasta dónde llegarán los esfuerzos de las grandes tecnológicas por convertir el uso de uno de estos dispositivos en una necesidad.

Vía | Macworld