Por qué el ecosistema Apple es tan fuerte

Por qué el ecosistema Apple es tan fuerte

Compartir

¿Cuántas veces has oído eso del “ecosistema Apple? Ya sea en vídeos, en publicaciones de medios, en recomendaciones de usuarios… de hecho, más allá de la respuesta genérica y subjetiva de “Tengo un iPhone X porque es el mejor teléfono que existe”, el ecosistema es uno de los argumentos estrella.

El Youtuber y experto en Apple Marques Brownlee ha intentado arrojar algo de luz al asunto y ser más específico sobre qué es el ecosistema de Apple y por qué es tan decisivo para los usuarios.

Y es que la manzana mordida parece ser adictiva, y una vez que inviertes en tu primer iPhone, después suelen venir un iPad, Apple Watch, Mac… no podemos parar hasta completar todo el ecosistema que Apple nos ofrece, que no es poco. ¿Por qué?

Brownlee explica que Apple logra que entre todos nuestros dispositivos Apple sintamos algo como una pared: una verja que protege un verde y florido jardín con unos muros que simplemente no queremos saltar.

Porque cada vez que compramos un gadget de Apple disfrutamos de su software exclusivo como AirPlay, iCloud, AirPlay y que todos nuestros dispositivos se entiendan de maravilla.

Te puede interesar | 4 sorpresas que Apple lanzará este 2018

Software específico trabajando para sincronizar tu experiencia de usuario

Lo podemos ver con ejemplos: comienza escribiendo un mensaje en tu Mac y sin hacer nada, termínalo en tu iPhone. Esto es sencillamente imposible con cualquier plataforma, de hecho la única solución sería dejar un email a medias en borradores y tener que acudir para recuperarlo.

Busca algo en internet en tu teléfono, solo tienes que pulsar sobre el icono del Dock para continuar leyéndolo en tu Mac. No, no hace falta que te envíes el enlace por correo electrónico.

¿Qué pasa cuando quieres tener varias fotos o vídeos de un plumazo en tu ordenador? Airdrop los pasa al instante. Tendríamos que descargar alguna app específica para tal fin.

Del mismo modo puedes hacer que Siri fije un recordatorio en tu móvil, pero lo verás en tu Apple Watch en unos segundos. Inicia una llamada FaceTime con tu Apple Watch y sigue con ella en tu iPhone. Como antes, no hay programas en el mercado que te permitan hacerlo.

Y son solo unos ejemplos de acciones rutinarias que hacemos sin darnos cuenta. Son detalles que marcan la diferencia en cuanto a experiencia de usuario.

Sí, todos los dispositivos y software de Apple han sido diseñados para ser todo lo mejor del mercado, pero además están hechos para que si tienes gadgets de Apple, todo sea fluido e instantáneo. ¿La consecuencia? Que sigas comprando más Apple.

Brownlee insiste: Apple se esfuerza en hacer productos todo lo mejor que puede dentro del ecosistema, incidiendo en el ecosistema. Esto explica por ejemplo que con el HomePod no puedas usar Spotify así como así.

El HomePod es el ejemplo más claro de esto: solo usa Siri, no tiene Bluetooth ni conexión Jack, solo ejecuta Apple Music… para un usuario que está sumergido en el entorno Apple es sencillamente perfecto.

Te puede interesar | Lo mejor (y peor) del HomePod

¿Quién querría salirse del ecosistema Apple?

Ojo, la mayoría de esos usuarios de Apple también tienen algún dispositivo que no es de la manzana o usan plataformas como Dropbox o Spotify. ¿Qué pasa si nos salimos del ecosistema?

Apple lo pone más fácil de lo que parece, pero nunca será tan inmediato como dentro del cálido ecosistema Apple. Por ejemplo cuando emparejamos unos AirPods con un dispositivo Android. Aunque en otros será imposible, como trasladar toda la biblioteca de Apple Music a Spotify. Una excepción muy dolorosa.

Pero volvamos al iPhone e imaginemos que queremos cambiarlo por otro teléfono. No es fácil, precisamente porque el iPhone es el mejor dispositivo de Apple, su estrella. No encontrarás otro teléfono que le iguale o supere en especificaciones técnicas, ni diseño, ni pantalla, pero también por todo ese ecosistema en forma de software funcionando para hacerte la vida más fácil. Y el resto de tus gadgets de Apple serán un poco menos útiles. La balanza esta inclinada hacia el lado de manzana.

Aunque Amazon, Google o Samsung intentan crear sus propios ecosistemas con paredes más o menos altas – otros incluso sin paredes – , no ofrecen lo mismo.

Marques acaba su discurso con un consejo fundamental: no te cierres en cuatro paredes y mira al horizonte, aprovecha todo lo que los demás tienen para ofrecerte y aprovéchalo al máximo.