Cargar tu iPhone de forma inalámbrica puede ser malo para la vida...

Cargar tu iPhone de forma inalámbrica puede ser malo para la vida de la batería

Compartir

La carga inalámbrica es una de las grandes novedades que incorporaba el iPhone X y el iPhone 8, si bien no era perfecta: ni Apple integra un cargador – a la espera del lanzamiento de AirPower previsto de forma inminente -, ni es nada rápida.

Pero la letra pequeña de esta característica todavía es peor: de acuerdo con Adrian Kingsley-Hughes de ZDNet, las baterías de los iPhone se descargarían más rápido cuando son cargadas de forma inalámbrica que cuando se cargan de forma tradicional.

¿Es eso posible? Según explica Kingsley-Hughes, si hacemos caso a Apple, “la batería del iPhone está diseñada para retener el 80% de su capacidad durante al menos 500 ciclos completos de carga“.

¿Y cuánto es esto en tiempo? Obviamente no se trata de algo uniforme, si bien cuanto más se degrada la batería, más rápido hay que volver a cargarla. Pero tranquilamente podría ser de 2 a 3 años, teniendo en cuenta la experiencia previa con otros modelos de iPhone.

Muy bien, según la experiencia propia del editor de ZDNet, en menos de 6 meses ha completado 135 ciclos de carga, a este ritmo, alcanzará las 450 cargas en año y medio y las 500 en unos 20 meses. Según el autor, no tiene ninguna app especialmente “devora-baterías” instalada, aunque ya sabemos que algunas aplicaciones como YouTube han tenido problemas de gestión o que incluso iOS 11 no era muy eficiente en este sentido al principio.

¿Qué ha cambiado en sus hábitos de uso del iPhone? Ahora carga su iPhone de forma inalámbrica. No es el primero que se alerta por ello, otros usuarios de Android también habrían descubierto que la carga inductiva no es tan sana para la batería de sus dispositivos.

Te puede interesar | Las 7 apps de iPhone que devoran tu batería (y cómo evitarlo)

Por qué cargar tu iPhone de forma inalámbrica es peor para la batería

Adrian Kingsley-Hughes cree tener la respuesta: cuando cargamos el iPhone con el cable, el teléfono se alimenta de la corriente precisamente a través del cargador, pero cuando lo hacemos con carga inalámbrica, es la batería la que alimenta el iPhone. Es decir, la corriente alimenta al Dock de carga, el Dock de carga alimenta a la batería y finalmente la batería suministra electricidad al teléfono. Como resultado tenemos una carga menos eficiente y más perjudicial para la vida útil de la batería.

Además muchos de nosotros dejamos el teléfono conectado aun cuando ya ha llegado al 100%, un hábito que con el cable es inocuo pero que con el Dock de carga inductivo repercute todavía más en el deterioro de la batería.

No obstante, sería interesante implementar alguna función en los cargadores inalámbricos que los desactivasen cuando se ha alcanzado la carga completa, de modo que se minimizase el deterioro de la batería.

Kingsley-Hughes lo tiene claro: como usuario intensivo de su iPhone, vuelve al cable. Otros seguirán aprovechando esta útil función y próximamente se plantearán una sustitución de la batería con el coste que ello conlleva cuando acabe el plan de reemplazo activo de Apple.

Quizás sea momento de que todos aquellos que llevamos meses usando la carga inalámbrica comprobemos cuál es el estado de nuestra batería y tomemos medidas. Todo es cuestión de planteárselo: ¿merece la pena la carga inalámbrica aunque deteriore la batería más rápido que la tradicional?

vía | Mashable