El infierno en la Tierra podría existir: las Apple Store

El infierno en la Tierra podría existir: las Apple Store

Compartir

Cuando Steve Jobs ideó las Apple Store, las imaginó como un concepto totalmente diferente a las tiendas de electrónica de consumo: quería que fueran espacios abiertos, con decoración cuidada al detalle y el minimalismo icónico de la manzana mordida. Ir a una Apple Store era mucho más que comprar, se trataba de toda una experiencia.

Asi, Apple ideó un estricto protocolo en el que nada se dejaba al azar, ni siquiera el ángulo de las pantallas y por supuesto, hay un código de conducta para sus empleados y su forma de interactuar con el cliente. Esta inversión les salió redonda.

En 2017, la firma eMarketer and CoStar estimó que Apple obtiene un beneficio de más de 5.000 dólares por pie cuadrado, o lo que es lo mismo, casi 50.000 euros por metro cuadrado. Un dineral que le situaba como la tienda número uno en el sector, a pesar de que desde 2012 – donde lograron superar los 6.000$ por pie cuadrado – ha ido bajando.

Sin embargo, si has visitado una Apple Store recientemente, ya no sentirás la misma magia. Incluso algunos usuarios llegan a compararla con ir a hacer la compra un sábado por la tarde al supermercado: un infierno en la Tierra.

A menudo muchos fans de la manzana mordida aprovechan los viajes a grandes ciudades para sumergirse en la experiencia Apple y lo que allí encuentran les horroriza: tiendas repletas de gente – que como ellos, van a curiosear -, dependientes que no sabes si están ocupados o no… si vas sin reserva, en algunos casos será muy difícil que te atiendan. Así que las redes sociales se han llenado de quejas sobre las principales Apple Store del planeta.

Puede que la web no tenga ese encanto, ese aroma característico, no te impida ver, tocar, oler y sumergirte en la esfera Apple, pero al menos puedes comprar con tranquilidad.

Te puede interesar¿Quieres que tu casa huela a Apple Store sin arruinarte?

¿Se ha agotado ese modelo de negocio?

Lo hemos dicho antes: las Apple Store fueron creadas para que nos sumergiéramos en una experiencia única muy distinta a comprar, la estética no era la misma ni los ritmos Así, podías pasar un buen rato tocándolo todo, preguntando, sintiéndote como en casa. Es lo que Jobs quería.

¿Pero qué pasa cuando hay hordas de personas colapsando los pasillos? Incluso peor, haciendo cola por los aledaños del comercio, como vimos recientemente en Sidney con el lanzamiento del iPhone X. Que esto ya no es posible y que las quejas no dejan de sucederse, llegando a pedir eficiencia, es decir, que sean atendidos lo antes posible para poderse ir, por encima de este espíritu Apple de relax, de espacio de reunión y disfrute.

Algunos empleados de Apple Store declararon a finales del año pasado a Business Insider que estas multitudes eran un serio problema para este modelo de negocio tan personalizado y relajado – o así lo concibió Steve Jobs -, que ya no era funcional.

Te puede interesariOS declaro marido y mujer: el fanatismo Apple llevado a otro nivel

¿Están las Apple Store abocadas a la extinción?

En 2016, Angela Ahrendts, la máxima responsable de las Apple Stores, explicó que:

Apple necesita abrir lugares increíbles y abiertos, que parezcan plazas del pueblo. Queremos que quedes en Apple, que veas lo que pasa.

Y con esa idea Apple sigue abriendo lujosas Apple Store en los centros de las mejores ciudades del planeta, justo en las rutas que muchos visitantes recorren.

Desde luego, con los problemas de masificación actuales, parecen más la plaza del pueblo el día grande de las fiestas, todo un problema para la gestión eficiente del negocio, pero también para la satisfacción de los usuarios.

¿Es solución la cita previa? Para algunas cuestiones probablemente sí, pero más allá de la demostración en vivo de las infinitas posibilidades de los gadgets de Apple, parece que como en el libro de Patrick Suskind “El Perfume”, la esencia de Jobs ha muerto de éxito.