Cómo Siri se convirtió en el peor asistente tras Alexa o Google...

Cómo Siri se convirtió en el peor asistente tras Alexa o Google Assistant

Compartir

Ahora es el momento de los asistentes digitales, para todo, y para todos. No solo están apareciendo nuevos asistentes para controlar nuestros móviles, tablets o el IoT, sino que también están llegando nuevas soluciones para gestionar nuestras redes, con Aura de Telefónica y Djingo de Orange; o para controlar las cuentas del banco, como ayer mismo hizo el banco español EVO. La competencia sigue aumentando y evolucionando y, sin embargo, Siri sigue muy por detrás.

El asistente que logró adelantarse a sus rivales, ofreciendo una interfaz que, en su lanzamiento, era bastante más intuitiva que cualquiera de las alternativas que ofrecia el resto, lleva años arrastrando una serie de problemas que no paran de pasarle factura. Y todo empezó en el momento en que la compañía dijo adiós a Steve Jobs. Fue en ese momento cuando ciertas divisiones de la compañía perdieron el liderazgo que necesitaban para continuar innovando, y una de las afectadas fue la de Siri.

En un primer momento, Siri fue lanzado como un sistema que revolucionaria la forma en que interactuamos con nuestros dispositivos. El gran problema, fue que Apple no supo esperar al momento adecuado, y en vez de integrarlo correctamente, lo hicieron con prisas, dando lugar a un asistente lento y difícil de mejorar. Y la pérdida del líder de la compañía no hizo más que empeorarlo, dejando el planteamiento de mejora continua de Siri, y tomando un camino de actualizaciones anuales.

Te puede interesar | El creador de Siri, contra Siri

Poco a poco, están logrando retomar el rumbo correcto, pero para hacerlo han tenido que adquirir montones de compañías, y ni siquiera así han conseguido recuperar su liderazgo, como ha dejado claro el HomePod. Por un momento, se les pasó por la cabeza empezar de cero, pero eso ya no es una opción. Para competir de verdad, deberán lograr que Siri se independice de cualquier otro sistema operativo. Siri debe ser tratado como una nueva plataforma, tal y como ocurre con Assistant y Alexa, no como una mera función.

Y vosotros, ¿cuál creéis que podría ser la mejor solución para poner a Siri a la cabeza?

Fuente | Mashable