Fotografía en iPhone para dummies (V): RAW

Fotografía en iPhone para dummies (V): RAW

¿Quieres conocer más sobre este tipo de formato?

Compartir

Bienvenido como cada semana a nuestra sección de fotografía en iPhone, un espacio donde trataremos de acercar a los profanos algunos de los conceptos básicos del arte de fotografiar con un dispositivo móvil.

Hoy queremos hablar de este tipo de formato, el RAW, muchos de vosotros quizás los hayáis oído pero no sepáis de qué se trata. Este formato RAW es el preferido por los profesionales de la fotografía, ya que permite toquetear todo los parámetros de la misma para poder editarla a nuestro gusto. Pero aunque nosotros no seamos más que meros aficionados, no está de más que conozcamos de qué se trata.

¿Qué es el formato RAW?

Es el que toma la cámara de fotos de directamente por la lente, así de simple. Para que nos entendamos, es un archivo fotográfico sin procesar, “en crudo”. De hecho RAW en inglés significa eso, crudo. Un usuario estándar conoce normalmente los formatos en los que dispara el iPhone, el JPG o HEIC, que es un JPG mejorado queda mayor calidad y que ocupa menos espacio.

Disparar en el formato RAW es tener la fotografía tal y como la toma de la cámara, pero con el objetivo de someterla luego a un proceso de edición. Los archivos tipo JPG ya están editados por la propia cámara, es decir, en ella se ha producido la captura y la edición. Eso no quita que posteriormente nosotros posteriormente la editemos y le podamos añadir filtros o alterar los colores.

¿Qué ventajas y desventajas tiene el RAW?

Las ventajas ya están comentadas, una vez que pasemos la fotografía al ordenador siempre y cuando esté en este formato, con un buen programa de edición podremos variarla a nuestro gusto de forma máxima, variando los parámetros que más nos interesen. Solo así conseguiremos obtener una personalización de la fotografía a nuestro completo gusto.

Editar en este formato no es del todo sencillo, ya que corres el riesgo de tocar donde no debes y cargarte el archivo original, por lo que es interesante ir practicando con fotografías capturadas en este formato que no nos importe perder o que sean para hacer pruebas.

Te puede interesar | Fotografía en iPhone para dummies (IV): ISO

Otra de las desventajas que tiene trabajar con este tipo de archivos es el peso que tienen, normalmente hablamos de casi 10 veces más con respecto a un JPG estándar, y esto es debido a que no se le ha aplicado ningún tipo de compresión. Como se puede comprobar no son archivos fáciles de manejar, además de esto es un tipo de formato que no se puede compartir por internet, es decir, tú trabajas en RAW pero si quieres subir esa foto a una red social deberías de guardarla como JPG.

¿Dispara mi iPhone en RAW?

Sí, pero con la aplicación adecuada. La cámara nativa de cualquier iPhone no permite disparar en este tipo de formato, aunque en la App Store encontramos muchísimas aplicaciones que sí que lo hacen. Las más destacadas son Procam y Camera+, de las cuales os hemos hablado en ediciones anteriores de esta sección. Todas son de pago, pero son aplicaciones que no sean excesivamente caras y tienne muchísima diferencia a su favor con respecto a la aplicación nativa.

¿Me compensará hacerlo?

Todo depende de hasta donde quieras llegar. El formato JPG es fácil de manejar, pesa poco y aunque ya de por si viene editado por la propia cámara, siempre puedes añadirle algo más con cualquier programa de edición de fotografía. El formato RAW permite más posibilidades de edición prácticamente infinitas, pero no es fácil de manejar y pesa bastante. Además necesitarás algún programa de edición de fotografía como Lightroom, con el cual puedas hacerlo desde el iPhone o iPad. También puedes encontrar programas de este tipo en versión de escritorio.

En definitiva

No vas a perder nada porque practiques en la fotografía en este tipo de formato, ya que como hemos dicho, podrás hacer verdaderas locuras y tu imaginación será la que pondrá el límite. Viendo como cambia un parámetro en concreto podrás ir aprendiendo cada vez más. Mi consejo es que lo hagas, aunque de momento sea por experimentar cosas nuevas. Nada tienes que perder y sí mucho por aprender.

Por lo demás, nosotros nos despedimos hasta la próxima semana, momento en el que vendremos con otro tutorial de fotografía en iPhone y con el que pretendemos acercartea este maravilloso mundo a tus ojos y a tus dedos. ¡Nos vemos aquí!