Cómo limpiar tu iPhone en 4 fáciles pasos

    Mantenerlo OK es sencillo si sabes cómo.

    Uno de los factores que influye en el buen funcionamiento de un dispositivo, sea el que sea, es el cuidado que tengamos con él. Que lleve una funda que le haga estar protegido de esos golpes y arañazos que se lleva, gracias a prácticas como estas no solo que los fabricante y vendedores de fundas hagan su agosto, sino que ciertamente el aparato luzca como nuevo.

    No conviene olvidar el tema de la limpieza, nuestro iPhone está continuamente siendo manoseado, a veces con manos no demasiado limpias. Comemos y estamos manipulándolo, estornudamos y puede que caiga algún resto sobre la pantalla. En definitiva, debe ser limpiado como cualquier objeto de uso cotidiano.

    ¿Cómo podemos hacerlo para que no sufra y tenga un aspecto impecable? Lee nuestros consejos para conseguir que brille más que el sol.

    Te puede interesar | 7 cosas que Apple lanzará en la keynote del 27 de marzo

    Cómo limpiar tu iPhone en 4 fáciles pasos

    Apágalo y quita cables y funda

    Tu dispositivo va a agradecer que lo dejes descansar durante unos minutos, así que aprieta prolongadamente el botón de encendido para apagarlo. Si lo tenías conectado a un cable, retíralo. La funda debe también debe de ser quitada, y el protector, depende de cómo se encuentre.

    Bayeta de microfibra

    Este tipo de paños no tienen ningún tipo de pelusa ni dejan restos. Son los mejores para conseguir darle brillo a ese cuerpo tan bonito y delicado como el de un iPhone. Dale una buena pasada, dos si es posible

    Bayetas

    Limpieza de la pantalla

    Puedes encontrar productos específicos para limpiar la pantalla y la lente de la cámara. Simplemente pulveriza un poco sobre el paño de microfibra y frota la pantalla hasta que no queden restos y quede seca. No limpies el cuerpo con este producto, para ello haz uso mejor de la bayeta seca.

    Limpiador
    «

    No olvides el conector Lightning

    La zona donde conectas el cable de carga suele ser un cúmulo de suciedad, que aunque no se vea, puede impedir una correcta conexión. Para ello utiliza un palillo de madera, nunca nada de metal. Urga con cuidado y verás que si nunca lo has limpiado y tu iPhone tiene ya un tiempo, la de suciedad que puede salir de ahí.

    Siguiendo estos sencillos pasos, tu iPhone o iPad conseguirá estar en perfecto estado. Si en un futuro decides de venderlo podrás obtener más beneficio si se encuentra en buenas condiciones.

    Vía | icflorida