El iPhone X lleva dos años de ventaja a cualquier teléfono Android

    Face Id

    Para muchos de nosotros el iPhone es el mejor teléfono del mercado por el conjunto que conforma un diseño cuidado, elegante, con un hardware optimizado al máximo y su verdadera joya de La Corona: iOS, un software limpio, intuitivo y mucho más seguro que Android, algo que incluso no tienen reparos en reconocer en Google.

    Sin embargo, en cuestiones de innovación a veces se tiende a decir – y con razón – que Apple no ha inventado nada. No, Apple interpreta y pule hasta lograr algo que casi roza la perfección.

    Así, sabemos que Apple no inventó el notch – fue el Motorola Motofone F3 en 2006 – ni tampoco el reconocimiento facial, pero ha sido el iPhone X el que ha logrado ponerlos de moda y que además su Face ID sea tan fiable que pueda usarse como sistema biométrico para desbloquear el terminal y realizar pagos.

    Sí, el reconocimiento facial ya estaba en Android, y por supuesto tras el iPhone X razón de más para que siga apareciendo en dispositivos Android, pero de acuerdo con Reuters, a los fabricantes de la competencia les costará 2 años alcanzar el nivel de precisión y fiabilidad. El notch y el conjunto de sensores capaces de mapear 20.000 puntos de nuestro rostro para reproducirlo en 3D son la clave.

    Es decir, que hasta 2019 no veremos que esta tecnología de sensores llegue a Android, por eso ahora vemos engendros con notch y sensores de huella, simplemente porque quieren y no pueden o todavía peor, porque no han entendido nada.

    Hacerlo posible supone enfrentarse a una serie de retos tecnológicos que costarán mucho tiempo y dinero. En el informe se cita a tres fabricantes que confirman este cuello de botella – se trata de Viavi Solutions Inc, Finisar Corp y Ams AG -. Cuando sea una realidad, los Huawei, Xiaomi y compañía podrán integrarlo.

    Bill Ong, director de inversiones en Viavi, lo explica:

    Les va a costar mucho tiempo hasta que se desarrolle y se integre en la cadena de producción. Podríamos tener una introducción potencial de un sensor 3D a finales de este año, pero en volúmenes muy bajos.

    No, ni siquiera Samsung es capaz de batir hoy en día su reconocimiento facial, aunque con su Intelligent Scan que combina reconocimiento facial con el del Iris, podrá hacerlo hasta 2019.

    Para Apple tampoco fue un camino de rosas: tuvo que cerrar un acuerdo de 390 millones de dólares con Finisar para lograr la tecnología VCSELs, que emite los láseres encargados de mapear la cara.

    Apple trabaja desarrollando tecnología novedosa y fiable, pero también está muy encima de su cadena de producción y de las startups tecnológicas que despuntan. Precisamente gracias a su minuciosidad consigue que estas novedades disruptivas se materialicen pronto, logrando diferenciarse en el mercado.