¿Merece la pena comprar un iPhone SE en 2018?

¿Merece la pena comprar un iPhone SE en 2018?

Analizamos las razones para comprarlo, o no.

Compartir

Durante la semana pasada no hemos parado de tener noticias de lo que puede ser el teléfono que de relevo al pequeño de la saga de dispositivos de telefonía de Apple, el actual iPhone SE. Los rumores hablan de un procesador más avanzado, cuerpo de vidrio para facilitar la carga inalámbrica e incluso de biseles más estrechos, así como una actualización de sus cámaras fotográficas.

A decir verdad, el iPhone SE actual no ha tenido una mala acogida. Fue presentado hace dos años, en marzo de 2016, y Apple sorprendió con la propuesta que hacía. Mientras muchos fabricantes, entre los que incluimos a los propios californianos, ya estaban centrados en producir dispositivos con grandes pantallas, el modelo Plus se adoptó en 2014, de pronto aparecen con un benjamín de sólo 4 pulgadas de tamaño.

El por qué en Cupertino decidieron tirar adelante con este tipo de pantalla y un cuerpo claramente inspirado en el iPhone 5s de 2013, de hecho es difícil diferenciarlos a primera vista, tiene que ver por la demanda de gran cantidad de consumidores que ni de lejos se planteaban una pantalla tamaño Plus ni una de 4,7 pulgadas.

Te puede interesar | Todo al rojo: ¿Vuelven los iPhone (RED)?

Antes de plantearnos o valorar si tiene sentido o no el iPhone SE en pleno 2018, repasemos sus características.

iPhone SE
Pantalla4 pulgadas IPS
ProcesadorA9 coprocesador 64 bits
RAM2 GB
Cámara trasera12 mpx f/2,2
Cámara frontal1,2 mpx f/2,4
Capacidad32 y 128 GB
Precio419 y 529 euros

Y a la pregunta de si es un iPhone que sigue vigente en 2018, personalmente entiendo que sí. Cierto es que este dispositivo es un híbrido entre el diseño de iPhone 5s, Touch ID incluido, y el procesador y cámara del iPhone 6s. El chip A9 con coprocesador de 64 bits hace que pueda combatir perfectamente con iOS 11.

Además de ello, su tamaño discreto hace que sea la elección perfecta para un nicho de público que se mantiene alejado de pantallas grandes, tendencia extendida por todos los fabricantes. Lo mejor de todo es que es un gran teléfono, potente, no es un low cost con prestaciones capadas. Lo único que podemos echarle en cara es la carencia del 3D Touch, aunque a decir verdad, ¿son tantas las personas que lo usan?

Una buena apuesta que sigue dando guerra durante este curso y que deseamos que tenga una evolución e incluya la carga inalámbrica, una mejora que ya se antoja como imprescindible. Y si cuando se actualice la saga con el iPhone SE 2, el actual se sigue vendiendo y más barato, cosa que en Apple suelen hacer al lanzar las novedades, me lo plantearía como teléfono secundario para ciertas ocasiones.