¿Una bandada de iPhone con alas? No, son 15.000 drones de contrabando

¿Una bandada de iPhone con alas? No, son 15.000 drones de contrabando

Compartir

El contrabando es una de las prácticas que mejor permiten desarrollar la creatividad, algo que en la frontera de Hong Kong con China conocen muy bien dada la diferencia de precios entre una localización y otra, lo que promueve estas prácticas. Sin ir más lejos, hace unos meses os contábamos que una señora había sido pillada portando 102 iPhone entre pecho y espalda. Obviamente, le pillaron. Y es que una cosa es colar un terminal y otra superar la centena.

Así que ahora los contrabandistas han decidido ir un paso más allá y emplear la tecnología para cometer este delito a lo grande, concretamente con un alijo de más de 15.000 iPhone valorados en casi 80 millones de dólares. ¿Cómo lo hicieron? Con drones. Imagina una bandada de drones portando bolsas con iPhone. Como pretenden hacer Amazon con tus pedidos, pero a escondidas.

El pasado 29 de marzo pillaron un drone y comenzaron a sospechar. En cuestión de horas, habían capturado a 26 sospechosos acusados de volar drones para atravesar la frontera entre Shenzhen y Hong Kong.

Como explica el Legal Daily:

Es el primer caso en China en el que se emplean drones para cruzar la frontera para el contrabando

Los contrabandistas operaban durante la noche y en cuestión de segundos lograban su objetivo. En cada bolsa había 10 iPhone reacondicionados, pero imagínate cuántas veces repitieron el proceso durante la noche para llegar a los 15.000 teléfonos. Los drones se han convertido en el nuevo objeto favorito para el contrabando, especialmente en el tráfico de drogas, pero como se ve en este caso, se pueden usar para muchas otras cosas.

China se ha puesto dura con los drones y su legislación, teniendo en cuenta que es el país del mundo que más los fabrica y los numerosos incidentes sucedidos en sus fronteras. Aunque parezcan un juguete, el uso y la manipulación en núcleos urbanos por personal no experto puede constituir un riesgo en caso de accidente.

VíaReuters