Irresistible para los jóvenes: ¿Hay alguien que no quiera un iPhone?

Irresistible para los jóvenes: ¿Hay alguien que no quiera un iPhone?

Compartir

El iPhone es mucho más que un teléfono, no hay más que ver las colas que se montan a las afueras de las Apple Store cuando Apple lanza uno. Sin ir más lejos, se trata de un teléfono aspiracional, como puede ser para muchos comprarse un Rolex o Porsche, eso sí, mucho más asequible.

Tanto es así, que el iPhone es con mucha diferencia el teléfono más popular entre los jóvenes estadounidenses, de acuerdo con la encuesta semestral que realiza Piper Jaffray y de la que se hace eco Macrumors.

Según esta encuesta, el 82% de los jóvenes entrevistados tenían un iPhone, un porcentaje que ha crecido respecto al 78% del año anterior. Y todavía crecerá mas, a juzgar por el 84% de ellos que esperan tenerlo próximamente.

El Apple Watch también levanta pasiones entre los adolescentes y de hecho, se sitúa por detrás solo por debajo del Rolex, ahí es nada. Un 20% de los jóvenes entrevistados aspiran a comprarse el reloj inteligente de Apple este año.

Este 2018 Apple sorprenderá con un Apple Watch Series 4 que por fin traerá un cambio de diseño, lo que atraerá todavía más expectación y en cuanto a los iPhone, se esperan 3 y probablemente sea el iPhone low cost el que despierte más pasiones.

Piper Jaffray ha entrevistado a 6.000 adolescentes con una media de edad de 16,4 años y unos ingresos familiares promedio de $66,296, con un 55% de chicos y un 45% de chicas sobre el total. Desde luego, Apple tiene asegurado el éxito en los próximos años con este publico tan fiel.

¿Y en España?

Cuando vemos estas cifras tan altas en Estados Unidos entendemos por qué Apple tiene la ascendencia que tiene en la cultura popular estadounidense, la predominante en el primer mundo, pero no podemos evitar pensar cómo sería en nuestro país.

Los iPhone son uno de los mejores teléfonos del mercado y, ¿quién no querría lo mejor? Así, no es de extrañar que la mayoría de jóvenes españoles también aspiren a tener uno. Otra cosa es poder tenerlo.

Y es que ni la renta per capita española es la misma que la de Estados Unidos ni el precio del iPhone es igual, viéndose aumentado por impuestos indirectos o los costes logísticos de importación.

Así que no es de extrañar que teniendo en cuenta el uso exacerbado y el trato al que van a someter a su teléfono, muchos padres opten por otras alternativas más asequibles, optando por la gama baja y media de Android. No obstante, también hay alternativas interesantes como los iPhone reacondicionados o modelos más antiguos como el iPhone SE o el iPhone 6s.

Al fin y al cabo, en la adolescencia es normal ser caprichoso y no sería descabellado pensar que algún chaval con el iPhone 7 haya deseado saltar al iPhone X, acelerando su “obsolescencia programada”.