El iPad en la educación : ¿La herramienta del siglo o la...

El iPad en la educación : ¿La herramienta del siglo o la distracción definitiva?

Un análisis de la educación con iPad.

Compartir

El iPad nació en el año 2010, si bien se venía gestando desde mucho antes. Recuerdo que en un principio éramos muy escépticos en cuanto a sus posibilidades, aquello no era no un móvil ni un portátil, era un queséyo y fuimos muchos, me incluyo, quienes pensábamos que Steve Jobs nos quería colar de mala manera un gadget nuevo.

Tuve mi primer iPad a principios de 2013, y el que utilizo ahora, que es el iPad 2017, hace ya el número 3, tras haber pasado por un iPad mini 2. Y curiosamente también empleo el iPad para trabajar, ya que me dedico a la enseñanza y el centro educativo donde trabajo tiene implementado el aprendizaje con iPad desde cuarto curso de primaria hasta primero de la ESO, la educación secundaria para quien me lea desde otro país, con el objetivo de ir subiendo en cursos a medida que avanzan los años.

Claro está, el papel del iPad en la educación puede verse de varias formas. En la mía particular aprecio muchísimas ventajas, ya sea trabajar con él o con una tablet Android, da igual. En un principio, muchos padres eran muy reacios a incorporar este elemento en la educación de los hijos, y tiene su lógica, porque cuando comenzamos en el año 2015 con el iPad Air, suponía un desembolso importante.

Te puede interesar | Haz más que nunca con tu iPad con estos dos increíbles trucos

A eso hay que sumar la compra de una funda de alta resistencia, pagar un seguro que cubra los daños causados al aparato y alguna licencia digital. Un monto importante que a primeros de septiembre no le viene bien a ninguno, pero la posibilidad de financiar la compra de los dispositivos lo hizo todo bastante más asequible para las familias.

Los retos educativos por superar

¿Qué es eso de un iPad?

En primer lugar había que tener presente varios elementos, muchísimas familias desconocían lo que era este aparato, cómo se manejaba o como podían hacer frente algún tipo de problema. Es decir, superar una auténtica brecha digital. Y aunque creamos que los niños han nacido ya totalmente conocedores de lo que es un iPad, nada más lejos de la realidad. Ellos son perfectamente capaces de llenar de emoticonos cualquier mensaje, pero son incapaces en un primer momento de mandar un correo electrónico y de redactarlo adecuadamente. A fin de cuentas, un iPad no es más que una ventana abierta al mundo, y como tal debe de ser manejada con curiosidad. A fin de cuentas los dispositivos de Apple son sencillos de usar.

Soy docente ¿Cómo manejo un iPad? ¿Qué puedo encontrarme?

En segundo lugar había que formar al profesorado, muchos de los cuales no habían visto en su vida un iPad y en el peor de los casos, a duras penas eran capaces de resolver cualquier eventualidad que se presentase en el aula. Hay una cosa que es cierta, trabajar con los iPad o con cualquier tablet suele dar bastantes quebraderos de cabeza. Debes de tener el centro con redes inalámbricas potentes para evitar colapsos, en nuestro caso hay una red distinta e independiente para cada aula y son capaces de soportar la conexión de muchos aparatos a la vez. También ocurre muy a menudo que algunos alumnos se descargaban aplicaciones que no eran estrictamente educativas, Snapchat, o musical.ly por ejemplo. Un dragón con muchas cabezas que cortar.

Aunque está claro que el error más frecuente que provoca en sus dispositivos es la de bloquearlos por poner el código de desbloqueo inadecuado. No sé si pensarán que en el iPad llevan el programa de misiles nucleares de Corea del norte, pero cuando descubre que pueden poner un código de acceso mayor de cuatro dígitos se empeñan en poner uno demasiado largo que alterne símbolos y caracteres muy raros y claro, al mínimo fallo el iPad se bloquea.

Todo esto lo hemos ido solventando con un MDM, que es un programa que gestiona el funcionamiento de los iPad y sus contenidos, ya que las ID de Apple están gestionadas por el propio centro y es una manera mucho más fácil de trabajar y de solventar problemas cuando estos se presentan. Que no quepa duda que los problemas se presentan y a diario.

Las ventajas que proporcionan los iPad

Mayor libertad

Un iPad no es la panacea, sí un recurso fantástico si trabajamos si pensamos que el esfuerzo merece la pena. Si alguien piensa que trabajar con un iPad es desechar el libro tradicional o las libretas, está muy equivocado. Ésa es una referencia que nunca podemos perder, si bien el iPad lo complementa de manera fehaciente. Y digo esto porque un iPad no es más que una ventana abierta al mundo, que proporciona tanto educadores como educandos la posibilidad de explorar en tiempo real cualquier área del conocimiento. Hoy mismo estaba explicando en clase lo que era el sentido figurado en una oración, y puse como ejemplo el de “estar mirando a las musarañas”. Una simple búsqueda nos puso una foto de cómo es ese roedor.

Gusta y es motivador

El iPad es muy atractivo a la hora de realizar cualquier tipo de tareas, ya que me la suelen enviar por correo electrónico o incluso AirDrop. Es muy motivador para ellos, porque normalmente ponen sentido al trabajo que hacen. Mi opinión particular es que termina de dar sentido a la asimilación de contenidos y el profesorado tiene muchísimos más recursos a su disposición para poder trabajarlos.

El secreto

La clave de todo esto es ir educando en la tecnología de la información y comunicación, el alumnado, y sobre todo los adolescentes, pueden generar ciertos riesgos en el uso de los iPad: suplantaciones de identidad en la redes sociales, subir vídeos inadecuados a cualquier plataforma, abuso de apps de mensajería en horario escolar. A todo esto le hemos ido poniendo coto gracias al MDM, que permite desactivar ciertas opciones según el momento.

Las apps para iPad

Hay muchísimas de carácter educativo que son la pasión de los críos, por ejemplo Kahoot, un quiz-game donde demostrar lo que saben y sin perder el carácter lúdico, o Socrative, una nueva manera de hacer un control. Y no, no hemos pagado nada por ninguna de las que utilizamos, la Ap Store tiene cientos de ellas gratuitas.

Y es que trabajar con iPad es mucho más dárselo al alumno con Google abierto y que explore por sí mismo. Es un camino que hay que guiar, apasionante, duro y complejo, sin embargo creo que merece bastante la pena, ya que el aprendizaje es bastante significativo y el proceso de enseñanza aprendizaje cobra total sentido. Estas tecnologías han venido para quedarse. ¿Estoy acaso encontrado de la enseñanza tradicional? No, pero no debemos de cerrarnos a nada, educar con iPad utilizándolo como un simple libro digital es un error, pero ¿seguimos acaso arando la tierra con mulos y arados?