Una foto de WhatsApp sirve para detener a un camello

Una foto de WhatsApp sirve para detener a un camello

Compartir

Las tecnologías avanzan, ¡y a qué velocidad! Si algunos años atrás era común encontrar en ciertas partes de internet fotografías de manos sosteniendo ingentes cantidades de sustancias ilegales, lo cierto es que a partir de hoy van a comenzar a pensarlo dos veces antes de darle al botón de ‘Compartir’. Si vais a tener material sensible en el móvil, mejor tener una contraseña muy segura.

Para dar caza a este tipo de vendedores de drogas, cada vez se usan técnicas más sofisticadas. Tanto es así que, con una simple fotografía de un dedo, aunque esté en baja resolución, puede terminar con tu carrera delictiva -y de paso, pasar una estancia a gastos pagados en la cárcel-.

La historia de la que os estoy hablando ha tenido lugar en Gales, según ha informado BBC News. Esa fotografía que veis en el encabezado del artículo fue compartida por WhatsApp, con un texto que acompañaba rezando “drogas para vender”. Nada más tener constancia de la imagen, la división científica del cuerpo se puso manos a la obra.

Un dedo en la parte inferior de la foto fue suficiente para extraer una huella digital

Pese a que esta es una de las primeras sentencias dictaminadas en base a una prueba como es una huella digital tomada de una fotografía, lo cierto es que los oficiales de este departamento ya llevan algún tiempo prestando especial atención a todas las imágenes que llegan a sus manos y pueden tener relación con los casos que están llevando.

La prueba incriminatoria: una huella obtenida en una fotografía

Te puede interesar | Si mueres, la policía usará tu dedo para desbloquear tu iPhone

Aunque en este caso la foto no fue necesaria para detenerle -pues tanto el acusado como sus padres tenían grandes cantidades de marihuana en su poder- la fotografía, junto con otras pruebas recopiladas por la policía, fueron suficientes como para conseguir una condena, ya no solamente por tráfico de drogas, sino que además, también sirvió para conseguir desmantelar una red donde cayeron nada menos que 11 personas.

Esta es una prueba más del alcance y la relevancia que tienen hoy en día las nuevas tecnologías, también en la policía.

Vía | iDropNews