Este es Daisy en acción, el robot de Apple que recicla 200...

Este es Daisy en acción, el robot de Apple que recicla 200 iPhone /hora

El robot es un alucine.

Compartir

El domingo se celebra a nivel mundial el Día de la Tierra y cada vez más son las empresas que tratan de estar comprometida, al menos de cara a sus clientes, con el entorno y el medio ambiente. Hay que tener en cuenta que la naturaleza les aproveche de gran parte de los materiales que sutiliza para fabricar aparatos tecnológicos.

Y desde hoy hasta el próximo día 30 de abril, Apple donará una cantidad económica por cada aparato tecnológico que se recicle en algunas de sus tiendas, y este dinero irá destinado a financiar algunos proyectos que tengan que ver con la conservación del entorno.

Te puede interesar | Trustjacking: el peligro de conectar tu iPhone en un ordenador no seguro

Aunque lo más curioso de todo es la presentación de Daisy, un robot que sustituye a uno más antiguo que se llamaba Liam, y que es capaz de desmontar un iPhone a una facilidad asombrosa. Nada más y nada menos que 200 iPhone a la hora, siendo capaz incluso de clasificar sus componentes para su posterior reciclaje.

“En Apple, estamos trabajando constantemente hacia soluciones inteligentes para abordar el cambio climático y conservar los preciados recursos de nuestro planeta”.

Actualmente, la compañía de Cupertino tiene dos robots, uno en el estado de Texas y otro en los Países Bajos. Además de todo esto, y coincidiendo con la celebración del Día de la Tierra, Apple ha hecho público su informe medioambiental, en el que apuesta por el uso de energías limpias, la reducción de la famosa huella de carbono, y la conservación en la medida de lo posible de los recursos naturales de la Tierra.

Y es que según Apple, el cien por cien de sus instalaciones en 42 países del mundo están alimentadas por energía limpia, lo que demostraría el interés de los californianos por preservar y hacer del planeta Tierra un lugar más amigable y que el progreso no vaya en contra de ese pequeño punto azul que decía Carl Sagan.

Vía | macrumors