Samsung es el culpable del precio de los iPhone

Samsung es el culpable del precio de los iPhone

Compartir

Uno de los principales motivos por los que el iPhone X vale más de 1.000 euros es el coste de los paneles OLED fabricados por Samsung. Las estimaciones más recientes indican que Samsung pide alrededor de 97 dólares por cada pantalla.

Las negociaciones por parte de Apple no han sido buenas, ya que dependían de Samsung. La compañía surcoreana ha sido la única capaz de hacer que las pantallas cumplan con los requisitos mínimos del fabricante de iPhone.

Parece que todo podría cambiar con LG sumándose a la ecuación fabricando más paneles OLED como proveedor para Apple en un futuro próximo, pero ahora ese plan parece estar en duda…

Te puede interesar | El iPhone X de 2018 podría ser (aún) más caro

Las pantallas son uno de los componentes de hardware más caros de fabricar

Obviamente, no toda la culpa del precio del iPhone es de Samsung, ya que entran muchos factores en juego a la hora de fijar el coste de un terminal de estas características: hardware, desarrollo, diseño, manufacturación, marketing y un largo etcétera. Pero los paneles OLED son, sin duda, uno de los componentes de hardware más caros de fabricar.

¿Qué ocurrirá con LG? ¿Se unirá a la cadena de suministro de paneles OLED? Todo parece indicar que finalmente no. LG ha tenido muchos problemas de manufacturación incluso antes de comenzar la producción en masa para iPhone. Como resultado, las opiniones se dividen y nadie puede confirmar que LG fabricará paneles OLED para Apple.

“Apple solicitó a LG Display una tercera ronda de producción de prototipos para las pantallas OLED, un paso adicional que la mayoría de proveedores no necesita.”

Apple deberá tomar una decisión pronto, está en juego el lanzamiento de sus próximos iPhone de 2018. Estos son los tres modelos que la compañía podría presentar:

  • Nuevo “iPhone X” de 5,8 pulgadas
  • Un iPhone X Plus de 6,5 pulgadas
  • Un modelo de 6,1 pulgadas con pantalla LCD

Cada vez el iPhone de Apple es más caro, la tecnología avanza y con ella se va aumentando el coste de cada uno de sus componentes. Pero quizá, 1.000 euros sea un tanto excesivo por un simple smartphone. ¿Qué opinas tú?

Vía | 9to5mac