Samsung tiene pruebas: el iPhone X es un fracaso de ventas

Samsung tiene pruebas: el iPhone X es un fracaso de ventas

Compartir

La pregunta del millón: ¿el iPhone X se vende mucho o poco? Tim Cook dice que sí, pero otros aseguran que no. Pues hasta que Apple no dé sus resultados a principios de mayo, solo podemos dejarnos llevar por las impresiones de analistas y fabricantes. Precisamente uno de ellos y su máximo rival, ha explicado que la demanda de paneles para el iPhone X es baja, con lo cual el iPhone X no se vende demasiado bien. Estas son las pruebas de Samsung.

El fabricante surcoreano ha hecho públicos sus cuentas del último trimestre y han sido taxativos:

Estamos afectados por la baja demanda de paneles OLED flexibles

Y es que este área solo subió un 3,4% según apunta Bloomberg, muy por debajo del crecimiento de Samsung, que ha sido de un 20%. ¿Y para qué se usan estos paneles flexibles de OLED? Precisamente son las pantallas del iPhone X, que son proporcionados de forma única y exclusiva por el fabricante surcoreano.

Así que si las ventas de paneles flexibles OLED de Samsung son bajas y Samsung es el único proveedor, no hace falta mucho para atar cabos: las ventas del iPhone X podrían ser bajas. O eso insinúa el analista de Bloomberg.

Sanjeev Rana, analista tecnológico de CLSA, también opina lo mismo:

Los envíos del iPhone X han sido tan bajos que todo el mundo está pendiente ya del próximo ciclo.

Vamos, que todas las esperanzas deben estar puestas en los iPhone de 2018, de los que ya sabemos que serán tres: uno de ellos low cost que emplearía paneles LCD, una nueva edición del iPhone X y un iPhone X Plus para los usuarios más premium.

La letra pequeña de la interesada lectura de Samsung

Pero es momento de hacer una lectura más profunda del conjunto de la situación y contextualizar los datos, porque a Samsung tampoco le viene mal fastidiar a su máximo rival ni las lecturas parciales de algunos analistas.

Aunque Samsung vende pantallas OLED a Apple, también las usa para sus propios smartphone, con lo cual, en teoría el iPhone X no sería el único que se vendiera poco, ¿no?

Además, tampoco conocemos la distribución de esa cifra. Quiero decir: sabemos que los paneles OLED solo han crecido un 3,4% pero, ¿qué porcentaje va destinado a Apple? Porque quizás nos llevaríamos una sorpresa… o no.

Y el último punto es acotar en el tiempo: Samsung proporciona cifras del último trimestre, pero sabemos que el iPhone X lleva a la venta desde el 3 de noviembre. Es decir, casi medio año.

Desconocemos cuál es la estrategia de fabricación de Apple con el iPhone X y cuál es su stock, porque también podría ser que hubiera fabricado muchos terminales en su lanzamiento, algo muy lógico teniendo en cuenta la expectación levantada y la Navidad, y ahora hubiese reducido el ritmo.

Según la propia Samsung:

Para la segunda mitad, los paneles OLED en la industria del smartphone sufrirán una nueva subida en cuanto a demanda, especialmente en el segmento de los tope de gama

Tampoco podemos olvidar que Apple recibe paneles tanto de Samsung como de LG, aunque esta segunda firma solo se encarga de los de tecnología LCD como el del iPhone 8. Así que en todo caso, aunque fueran cifras bajas – algo que no sabremos con certeza hasta dentro de unos días – no significa que en el global el iPhone esté atravesando un periodo de vacas flacas, sino más bien todo lo contrario.