Cómo limpiar tu Apple Watch y dejarlo como el primer día

Cómo limpiar tu Apple Watch y dejarlo como el primer día

Descubre una completa guía para limpiar tu Apple Watch y dejarlo como nuevo

Compartir

Si sois como yo, alguien incapaz de ver una sola mota de polvo sobre los dispositivos que tanto le ha costado conseguir, este artículo os va a encantar. En concreto, porque os hablaremos un poco de cómo sacarle brillo a uno de los productos más resistentes de Apple, que al mismo tiempo es el más susceptible de ensuciarse. Por supuesto, estamos hablando del Apple Watch, el wearable de Apple que ha logrado tomar por completo el mercado de los relojes inteligentes.

Este producto suele estar completamente expuesto a la suciedad, incluyendo nuestro propio sudor. Por ese motivo, es preciso que tomemos medidas y lo limpiemos regularmente, dado que también podría causar problemas relacionados con el hardware, y no solo con la estética del dispositivo.

Sin embargo, es importante que tengamos en cuenta que cada pieza tiene unas necesidades diferentes, ya que ni con una oferta como esta en la que hemos encontrado un Apple Watch por menos de 300 euros podréis comprar un Apple Watch cada día.

Antes de comenzar, es importante que separéis vuestro reloj de la correa. Algo especialmente importante si tenéis una correa de cuero o de acero inoxidable. Además, os recomendamos que apaguéis siempre vuestro dispositivo antes de proceder a su limpieza, y que en caso de duda sobre el proceso, acudáis a las páginas oficiales de Apple. No hace falta decir, que lo que viene a continuación tan solo son recomendaciones, y que no nos hacemos responsables de cualquier mal uso provocado por estas.

Te puede interesar | 3 años después del lanzamiento, me sigo preguntando para qué sirve el Apple Watch

Cómo limpiar la esfera del Apple Watch

En este caso, tendremos que diferenciar entre los dos modelos disponibles actualmente a la venta, el Apple Watch Series 3 y el Series 1. El primero de ellos, al igual que el Apple Watch Series 2, puede ser sumergido en agua, lo que facilita mucho su limpieza; por el contrario, el Series 1 y el primer Apple Watch tan solo tienen una resistencia certificada a salpicaduras, algo que nos hace recurrir a otras técnicas de limpieza.

Para los relojes sumergibles, preparados para todo tipo de entrenamientos acuáticos, debería bastar con ponerlos bajo el grifo unos segundos con una intensidad baja, procurando mantener el Bloqueo de Agua (disponible desde el centro de control del reloj) activo. Una vez hecho esto, procederemos a su secado, recomendando el uso de paños de microfibra, y sin agitar el reloj. Una vez secado, desactivaremos el Bloqueo de Agua, que expulsará el líquido que puedan quedar en el interior del altavoz.

En el caso del Series 1 y del primer Apple Watch, que ya han sido superados por Fitbit en este aspecto, o si simplemente queréis evitar tener que meter vuestro reloj en el agua, optaremos por un método algo más lento. Para ello, usaremos de nuevo un paño de microfibra, que habremos humedecido previamente, evitando el uso de jabón u otros detergentes. A continuación, limpiaremos cuidadosamente cada rincón del dispositivo, y tras hacerlo, lo secaremos para evitar que el líquido pueda convertirse en un problema.

Te puede interesar | Así será el Apple Watch 4 con su nuevo display más grande

Cómo limpiar la corona digital del Apple Watch

La corona digital, el principal método de interacción con el Apple Watch y que pudo llegar al iPhone, puede llegar a acumular bastante suciedad, y dado que se trata de una pieza móvil, podría causar problemas en su rendimiento.

Para evitar esto, trataremos de eliminar su suciedad aplicándole agua con el grifo mientras está colocada de forma vertical. Al mismo tiempo, la iremos moviendo de lado a lado y pulsándola, para permitir que el agua la limpie en su totalidad. Tras esto, secaremos el reloj con un paño.

Te puede interesar | Renueva tu Apple Watch: Apple te da hasta 170 euros por el viejo

Cómo limpiar las correas del Apple Watch

Las correas del reloj inteligente de Apple son de lo más diversas, pudiendo escoger entre distintas formas, cierres y materiales. En este caso, lo que más nos importa es el último factor, ya que puede marcar la diferencia a la hora de limpiarlo. Especialmente si se trata de una correa de cuero como las que nuevas que Hermès pone a disposición de los usuarios del Apple Watch, un cuero que no nos gustaría ver deshecho bajo ningún concepto.

Sí, las correas de acero inoxidable o de cuero, como esta de malla disponible en Amazon a un precio increíble, no son resistentes al agua. Pero esto no quiere decir que podamos dejarlas pudrirse en nuestras muñecas sin más, sino que deberemos tener mucho más cuidado a la hora de limpiarlas.

Para ello, imitaremos el proceso de limpieza del Apple Watch Series 1, y utilizaremos un paño ligeramente humedecido para eliminar la suciedad, tras lo cual la dejaremos secar sin contacto directo con la luz del sol.

En el caso del resto de correas, no se requieren de cuidados específicos, ya que sus materiales son más resistentes y están pensados para aguantar nuestras actividades físicas. Simplemente procurad eliminar cada día la suciedad separándolas del reloj, y limpiandolas con un poco de agua. Vuestros relojes y, sobre todo, vuestras muñecas os lo agradecerán.