6 meses después, esto es lo que más (y menos) me gusta...

6 meses después, esto es lo que más (y menos) me gusta del iPhone X

Tras 6 meses, ¿ha merecido la pena la compra del iPhone X?

Compartir

Se han cumplido ya 6 meses desde el lanzamiento del iPhone X en España. Yo fui de los que se lo compró el primer día atraído por el gran cambio que suponía. Un diseño que me sedujo más que el del iPhone 8. Tras tres años repitiendo diseño, Apple por fin actualizaba su iPhone a los tiempos actuales con una reducción drástica de los biseles del dispositivo.

Tras estos 6 meses se puede decir que se ha agotado la mitad de la vida del iPhone X, aunque todo indica que este diseño se mantendrá al menos durante un año. Durante este tiempo he podido probar el iPhone X en muchas situaciones por lo que os voy a contar lo mejor y lo peor del dispositivo más importante de Apple. Hay algunas razones para odiarlo, pero muchas para quererlo.

Lo mejor del iPhone X

Vamos a comenzar con lo bueno. Tras muchos años con iPhone, esta es la primera vez desde el iPhone 6 que noté un gran cambio en el iPhone. El diseño enamora gracias a el elemento principal, la pantalla.

Pantalla

El panel OLED del iPhone X es lo que más me gusta del dispositivo. Se han juntado dos aspectos importantes, primero el cambio de tecnología de la pantalla y segundo la reducción casi por completo de los marcos. Esto hace que el dispositivo marque un cambio en el diseño de Apple.

La pantalla se comporta muy bien en todo tipo de ambientes. Durante mucho tiempo fue la mejor pantalla OLED en un smartphone. Donde muestra todo su potencial es con los negros puros. Algo fácil de distinguir casi a simple vista. De hecho hay una diferencia abismal respecto a mi iPad Pro.

Gestos

Otra de las novedades directamente relacionada con el diseño son los gestos que iOS 11 introdujo con el iPhone X. Los primeros días con el dispositivo tendía a buscar el botón Home, pero con el paso de las semanas descubres todas las mejoras que tienes gracias a los gestos.

Si hay algo que me resulta realmente útil es el cambio entre aplicaciones. Simplemente deslizas hacia los lados y puedes consultar cualquier cosa de forma muy rápida. Muy, muy rápida. Más de una vez me ha pasado al utilizar un iPhone antiguo hacer los gestos del iPhone X, aunque sin éxito está claro. Una vez te acostumbras a ellos es difícil cambiarlos por otro método.

Face ID

Y para terminar con lo que más me gusta del iPhone X llegamos a Face ID. Otro gran cambio de este iPhone tras la decisión de Apple de abandonar el prácticamente perfecto Touch ID. Antes de nada hay que reconocer que Face ID no es perfecto. No te reconoce con ángulos extremos ni con el iPhone girado, aunque esto podría cambiar pronto. Pero aun así, una vez te acostumbras no quieres volver atrás.

Era algo de lo que no estaba convencido cuando aparecieron los primeros rumores hace un año, pero con el tiempo me ha ganado por completo. Y además esto solo acaba de comenzar. Los próximos iPhone contarán con un Face ID mejorado que hará que nadie dude sobre el cambio.

Comprar iPhone X 64GB por solo 946,99 euros

Lo peor del iPhone X

Como todo en esta vida, nada es perfecto, y el iPhone X tampoco. Y aunque el cambio de diseño se agradece, tengo la sensación de que tengo en las manos algo realmente frágil. Y conociendo los precios de las reparaciones, es un dispositivo que pide una funda a gritos.

Precio

Seguramente sea la gran pega del iPhone X. Es caro, muy caro. Es el iPhone más caro que nunca se haya vendido y prácticamente dobla en precio al iPhone original. Por lo que es algo que claramente no me gusta. Ni a mi ni a nadie.

Notch

Una de las palabras de moda en el mundillo tecnológico de este año. El famoso notch del iPhone X ha sido imitado por casi todos. Aunque en el iPhone tiene un sentido práctico, si quieres alargar la pantalla hasta las esquinas, en algún lugar deben ir la cámara y sensores. Y más con la cantidad de tecnología que incluye Face ID.

Aun así, es algo que se ve a simple vista que no concuerda con el diseño. Es posible que no quede otra, pero nadie duda que sería mejor si no estuviera. Seguramente sea algo que termine desapareciendo dentro de unos años.

Te puede interesar | Por qué el iPhone X necesita su polémico “notch”

Cámara delantera

Para concluir quiero comentar mi pequeña decepción con la cámara delantera. Es cierto que para sacar alguna foto de vez en cuando no está mal. Aunque en este caso peca por el poco angular que tiene. Especialmente en una cámara dedicada casi en exclusiva ha hacer selfies.

Además de esto, no intentéis grabar vídeo con esta cámara. Al no contar con estabilizador óptico, es mejor no usarla mientras andáis.

Conclusión

Hasta aquí mi análisis de lo mejor y lo peor del iPhone X en sus primeros 6 meses. Para mi personalmente ha sido una compra de la que no me arrepiento. Sin ninguna duda los pros que ofrece ganan a los contras que pueda tener el dispositivo. Por supuesto hay margen de mejora, que seguramente veamos este año.

¿Qué pensáis vosotros?,¿os arrepentís de haber comprado el iPhone X?.