Kim Jong Un, el líder de Corea del Norte, se pirra por...

Kim Jong Un, el líder de Corea del Norte, se pirra por los iPhone

Bueno para mí, capitalismo para los demás.

Compartir

De todos es conocido el hermetismo de la República Popular Democártica de Corea, un país que desde los años 50 vive separado ya no solo de sus hermanos del sur, sino del mundo en general. Gobernado de manera socialista juche, practican la autosuficiencia y sus destinos son regidos por Kim Jong Un desde diciembre de 2011.

Como podemos imaginar, las sanciones a la que este estado es sometido de manera internacional tiene mucho que ver con el acceso a la tecnología, bueno, en general a casi todo. Los teléfonos móviles y ordenadores son rara avis en este lugar. Imaginemos algo del archienemigo, algo estadounidense y para colmo, de Apple.

Te puede interesar | Los secretos de iOS 12 que no conoce ni Tim Cook

Sin embargo sí que se usan, no por los ciudadanos de a pie, sino por personal del gobierno y afines a él. De hecho el propio líder supremo ha sido fotografiado con un MacBook, tal y como nos mostraron en el medio Merdeka, lo que es en sí un sinsentido entre lo que predica y lo que practica realmente.

El acceso a estos aparatos es imposible en la propia República Popular, por lo que se recurre a norcoreanos en el extranjero, direcciones de envío a otros países o a la compra en la gran aliada de Corea, China. El objetivo es claro, hacer ciberataques como el que tuvo lugar en 2014 hacia Sony Pictures. También se sospecha de Corea sobre el famoso ataque de 2017 y que tuvo gran impacto global, WannaCry.

Y puestos a copiar, el estado coreano creó su particular sistema operativo propio con semejanzas a MacOS, siendo el nombre de este Red Star OS, que tal y como nos cuentan desde BBC, tiene elementos propios de este hermético país, el espionaje.

Como podemos imaginar en toda esta película real, es el contrabando y las redes externas a las legales del propio país las que hacen posible el acceso a esta tecnología. Accesible, claro está, para una élite.

Vía | idropnews