Una niña se salva de un matrimonio forzado gracias a su iPhone

Una niña se salva de un matrimonio forzado gracias a su iPhone

Compartir

Muchas veces, nos dejamos llevar por toda la oscuridad que rodea a la tecnología. Sus defectos, los riesgos que conlleva su uso inapropiado pueden llegar a hacer muy difícil el comprender todas las bondades que puede traernos al mismo tiempo. Y como en muchos otros casos, a veces puede parecernos que algo es perjudicial, cuando en realidad puede tener grandes bondades con tan solo usarlo de forma responsable.

Hoy, os mostramos uno de los casos que nos enseña precisamente esto último. El papel que la tecnología puede desempeñar a la hora de protegernos a nosotros mismos y a nuestros intereses. En concreto, hemos podido conocer a través del diario The Telegraph como un joven ha podido rescatar a su pareja de un matrimonio concertado en contra de los intereses de esta última en el año 2016. Y todo ello, gracias a la función de localización de su iPhone.

La aplicación Buscar mi iPhone fue una pieza imprescindible a la hora de determinar la ubicación de la chica, que por aquel entonces tenía 17 años y estaba a punto de ser forzada a casarse con su primo en Bangladesh para lograr el visado británico. Su novio, con el que mantenía una relación en secreto, informó de la situación de la chica a las autoridades, después de que esta le transmitiese su localización a través de la app del iPhone y de la red social Instagram.

Te puede interesar | Caso real: cómo mi Apple Watch me salvó la vida

Así, la chica fue rescatada de un entorno familiar violento, y todo ello, con la ayuda de la tecnología. Y no es la primera vez que ocurre algo tan decisivo para la vida de una persona, como ya hemos visto con el Apple Watch. Por eso, cada vez que veamos en los titulares un escándalo, también deberíamos tener en cuenta todas aquellas veces en que la tecnología nos ha resultado de ayuda. Usada con responsabilidad, puede ser nuestra mayor aliada.

Y tú, ¿mantienes activada la localización de tu teléfono?

Fuente | The Telegraph