Apple y Samsung entierran el hacha de guerra después de 7 largos...

Apple y Samsung entierran el hacha de guerra después de 7 largos años de batalla en los tribunales

¡A pagar, a pagar!

Compartir

La paz, al menos momentanea, parece haber llegado a dos gigantes tecnológicos como Apple y Samsung, tal y como hemos adelantado hace unas horas. 7 años de lucha por un asunto de patentes parecen haber tocado fin, al menos de momento. Fue por aquel entonces cuando Apple decidió abrir la caja de los truenos contra los coreanos.

El tema de la demanda fue simple, los de Cupertino acusaban a los asiáticos de haber copiado el diseño del iPhone, cosa que además es obvia. El montante por este asunto no era ninguna broma, pidiendo 2.000 millones de dólares. Mientras tanto los coreanos decían que la cosa no era para tanto, que con 28 millones ya el tema podía quedar zanjado.

Fuente: Voltaico

Te puede interesar | La mejor idea de Samsung de todos los tiempos: copiar el iPhone

Lo interesante del asunto

Los de Cupertino trataron en un primer momento de bloquear la salida de los terminales de Samsung al mercado, cosa ue no ha sido así. Cada empresa ha ido funcionando a su manera, con sus éxitos o fracasos, pero la realidad es que el cruce de acusaciones, demandas, pleitos y abogados ha sido el cuento de nunca acabar.

Si bien Apple se perfiló como la parte que tenía la razón, después se vio que la ventaja que obtiene frente a su principal competidor no es tan alta. Sea como fuere, se ha cerrado un acuerdo por ambas partes que pone fin a 7 años que no han llevado a ningún lugar, como lo corroboran las palabras de Michael A.Carrier, profesor de Derecho en la facultad de Rutger.

“Siempre existe la disyuntiva entre el litigio y la innovación, el tiempo de estas empresas gastaron en los juzgados, que no estaban innovando”.

El acuerdo que se ha cerrado en mayo en los juzgados ordena a Samsung a pagar 539 millones de dólares a Apple por estas demandas, cifra alejada de la petición inicial de los californianos. ¿Habrá por tanto paz definitiva?

Vía | The New York Times