Por qué robar un iPhone no sirve de nada hoy en día

Por qué robar un iPhone no sirve de nada hoy en día

El teléfono móvil quedaría inservible a petición del dueño.

Compartir

No es raro escuchar a alguien decir que le han robado el iPhone o cualquier otro teléfono, una práctica bastante extendida últimamente. Por desgracia para los ladrones, robar un iPhone deja de tener sentido con las novedades de iOS que Apple ha ido implementando poco a poco. Desde hace algunos años, un teléfono robado pedirá las credenciales de la Apple ID de cada usuario a la hora de ser restaurado, por lo que si el ladrón no las conoce se quedará con un ladrillo prácticamente inservible.

Esto de robar teléfonos móviles es una práctica que se extiende casi desde que aparecieron en la sociedad. Debemos de distinguir tres tipos de robos: el robo sin violencia, robo con violencia y hurto. Este último es el más común y del que casi todos pueden decir: “yo un día perdí algo”.

En mi caso, casi por inercia y tal vez por manía, reviso mis bolsillos constantemente: iPhone, llaves de casa y cartera. Esto me evita que en caso de que haya dejado olvidado algo haya avanzado muchos metros entre sitio y sitio. Sin embargo, hay gente que tiene la cabeza en otra parte y es bastante propensa a perder su teléfono móvil, o simplemente hay momentos en los que se pueda tener lógicamente un descuido.

Te puede interesar | Me han robado el iPhone, ¿Qué van a hacer los ladrones con él?

¿Qué hacer si te roban un iPhone?

Conozco a muchas personas que lo han perdido o directamente se lo han robado. Yo a día de hoy puedo decir que jamás he sufrido por un suceso así. Pero para todos nosotros Apple creó la famosa función Buscar mi iPhone, una prestación integrada por defecto en iOS que nos permitirá saber en todo momento donde está nuestro dispositivo y la batería restante que tiene.

Estas son las tres acciones principales con nuestro dispositivo Apple (tanto iPhone, iPad o Mac):

  • Emitir sonido: Es el antirrobo más sencillo. Nos permitirá disparar una alarma, y en caso de que nuestro ladrón esté a nuestro alrededor o hayamos perdido el teléfono por casa, será fácil de localizar.

  • Borrar iPhone: Esta opción también nos deja hacer un borrado remoto de los datos para que al menos no puedan tener acceso a nuestra información. Pero recuerda, si haces esto el iPhone ya no podrá rastrearse y quedará perdido para siempre.

  • Modo pérdida: En caso de querer bloquearlo, introduciremos un código de desbloqueo para en caso de recuperarlo podamos devolver el teléfono a la vida. También tendremos la opción de enviar un mensaje a quien tiene nuestro teléfono, para poder darle información y permitir incluso poner un número de teléfono para que nos llame.

¿Pero qué pasa cuando nuestro ladrón apaga el teléfono?

Pues en este caso, perderemos el rastro del iPhone. Si el ladrón es un poco avispado, lo primero que hará será desactivar Buscar mi iPhone, apagar el teléfono, quitarle la tarjeta SIM y en cuanto llegue a casa, conectarlo a iTunes para restaurar el teléfono.

Si pasa esto, poco podemos hacer. Si lo enciende puede que el teléfono reciba nuestra orden de bloqueo y quede inservible, pero es tan fácil como pincharlo en iTunes y restaurarlo para volverlo útil de nuevo. En este caso habremos perdido el teléfono, pero nuestra operadora podrá bloquearlo a través del IMEI y de este método infalible, el iPhone podrá seguir siendo útil, pero no funcionará como teléfono móvil.

También corre la leyenda de que Apple es capaz de rastrear iPhone restaurados solo por el número de serie y el IMEI, pero no hay información clara por Internet. Dado que no se me ha dado el caso no puedo confirmarlo. Si alguno de vosotros sabe algo más de esto, será bienvenido a ser escuchado en los comentarios.

Por suerte, con las últimas versiones de iOS se ha acabado todo este quebradero de cabeza. Ahora en la aplicación Buscar mi iPhone se nos pedirán nuestras credenciales del Apple ID para proteger nuestra seguridad. También se piden las credenciales al restaurar nuestro dispositivo con iTunes en caso de que haya recibido la orden de bloqueo, por lo que el ladrón se quedará con un pisapapeles con el que no se puede hacer absolutamente nada.

¿Por qué no sirve de nada robar un iPhone?

No hace falta ser un ladrón para robar un iPhone. Algunos son muy amigos de lo ajeno y los iPhone son teléfonos muy golosos, y si ven una oportunidad fácil para birlar uno lo harán. También puede darse el caso de que encontremos uno perdido y tengamos la tentación de quedárnoslo o venderlo.

No olvidemos que si intentamos venderlo en una tienda de compraventa tipo Cash Converter, probarán el teléfono para ver si se pueden hacer llamadas con el mismo, por lo que nos pillarán rápidamente, y pasaremos un momento bastante embarazoso.

Si el iPhone tiene el bloqueo hecho por IMEI ya no sirve de nada intentar quedárnoslo. Así que lo mejor es entregarlo a la policía o en una Apple Store, ya que por lo menos su dueño se alegrará de recuperarlo. En tal caso, es la única persona que sabe las credenciales para devolverlo a la vida.

Así que, ya sabes, si en alguna ocasión te encuentras con un iPhone perdido, haz una buena obra e intenta devolvérselo al dueño. Quizá aparezca un mensaje en la pantalla con un número de teléfono al que puedas llamar, pero siempre puedes mantenerlo encendido y llevarlo a una comisaria para que lo pueda localizar vía Buscar mi iPhone.