¿Cómo funciona el servicio técnico de Apple?

¿Cómo funciona el servicio técnico de Apple?

¿Es tan bueno como dicen?

Compartir

Una de las razones por las cuales los consumidores de Apple eligen sus productos es por su servicio técnico. Tiene fama de funcionar de manera impecable, aunque claro está, habrá experiencias de todo tipo. Por eso y como usuario de sus productos desde el año 2008, en alguna ocasión he tenido que recurrir a ello.

Reconozco que suelo llamar todos los años para ejecutar la garantía del cable de carga del iPhone o iPad, que se rompe siempre por el mismo lugar. Parece mentira que una marca como esta todavía no sea capaz de fabricar un cable decente, motivo por el cual me decanto por otras opciones.

Te puede interesar | Los cazadores de mitos: ¿es más fiable el iPhone que un teléfono Android?

Experiencia en primera persona

Pero no todo son cables, en cuatro ocasiones me he encontrado con problemas en el iPhone. Una vez no respondía adecuadamente el botón Home, otra vez la batería estaba defectuosa, la tercera fue un problema del táctil de la pantalla y por el cual esta no respondía, y una última con el famoso defecto del iPhone 6 Plus y su miopía.

Excepto este último, resuelto en una Apple Store con el reemplazo de la cámara iSight en menos de una hora, los otros tres fueron realizados vía telefónica o por internet. Elegiré para narrar mi experiencia el problema del táctil de la pantalla, que se dio en un iPhone 4s.

Retrocedamos en el tiempo

Era noviembre de 2012 y lunes, me suena el teléfono y no pude atender la llamada, el táctil no respondía. Llegué a casa y encendí el ordenador para proceder a la solicitud de soporte. Introduzco el número de serie y se me informa que un mensajero lo recogerá al día siguiente, martes.

Fuente: Fortune

Llega el martes y efectivamente es así, entrego el iPhone al mensajero. Ni cables, ni caja, ni ningún accesorio, así se ha de entregar según la política de Apple. El mensajero lo introduce en una curiosa caja y me da el recibo con el número de seguimiento. A la noche introduzco ese número en la web de la compañía y veo que el teléfono se encuentra ya en Barcelona, tras haber pasado por Alicante y Valencia.

Miércoles, llegada a destino

Mi curiosidad me lleva a seguir comprobando por dónde va el iPhone. A las 11 de la mañana llega al servicio técnico, en Breda (Países Bajos). Queda por ver qué pasará con el dispositivo. Por la tarde recibo un correo de Apple en el que se me informa que ven conforme la reparación y que proceden a cambiarme el terminal.

De Villena a Breda en pocas horas.

¿Qué quería decir esto? Pues que allí comprueban que la avería se vuelve a reproducir, vamos, que no me había inventado nada, y que en vez de cambiar la pantalla, lo que llevaría tiempo, me entregan un iPhone reacondicionado. Hablaré de estos dispositivos al final, por lo que continuo con el desenlace. A las 17 horas, el nuevo iPhone sale de Breda hacia mi destino.

Jueves, vuelta a casa

Por la mañana temprano procedo a realizar las comprobaciones con el nuevo número de seguimiento que me han proporcionado en Apple. Viajó de los Países Bajos a Zurich (Suiza), de ahí a Valencia y a las 6 de la mañana salía con destino a la central de Alicante. Salió en reparto a las 9 de la mañana y a las 4 de la tarde lo tenía en mi poder, nada mal contando que vivo en un pueblo del centro de la provincia.

Fuente: hollywoodphony.wordpress.com

Al abrir el sobre me encontré un iPhone metido en una caja blanca estrecha y con letras rojas del Apple Repair Service. Efectivamente, un iPhone reacondicionado e impecable. Lo mejor de todo, funcionaba como tenía que hacerlo. Además se incluía una pegatina con el nuevo IMEI del dispositivo, para que la pegara en la caja del iPhone defectuoso. Fin del proceso y muy satisfecho por los plazos, el trato y la resolución. Poco más de 48 horas bastaron para solucionar todo.

¿Y eso de un iPhone reacondicionado?

Muchos usuarios recelan a la hora de recibir un reacondicionado o refurbished. Piensan de manera errónea que se trata de un dispositivo de segunda mano lleno de huellas. Nada más lejos de la realidad, un iPhone reacondicionado no es más que un dispositivo al que se ha sometido a un proceso riguroso de restauración y que suelen proceder de demostraciones en tiendas o de devoluciones de otros clientes.

Fuente: Smarterphone

En alguna ocasión he llegado a escuchar que el 90 por ciento de las piezas de un reacondicionado son nuevas, cosa que no puedo confirmar. Lo que sí es cierto que he pasado por el proceso descrito arriba tres veces, y esos reacondicionados “eran nuevos”. Es decir, no había ni la más mínima marca de uso, suciedad o desgaste. Y como punto a favor, vienen con una garantía adicional de 90 días.

La conclusión

Tal y como dije al comenzar el artículo, habrá experiencias de todo tipo. Las mías no han podido ser más positivas, razón por la cual creo que Apple tiene un valor añadido con su servicio técnico, cosa que quizás otras marcas gestionen de distinta manera.

Ahora puedes incluso realizar todo lo referente al soporte con Apple mediante una app oficial, de la cual te dejamos el botón de descarga.