La fotografía en iPhone no es fotografía, o eso dice Wim Wenders

    Unas frases para el debate.

    El pasado sábado elaboramos un artículo en el que se llegaba a una conclusión: la fotografía en un móvil es un arte. Se dieron poderosas razones para llegar a esa conclusión. Aunque hay alguien que no piensa de esta manera, y no podemos decir que sea alguien ajeno al mundo de los objetivos.

    Nada menos que Wim Wenders, conocido director de cine alemán, que tiene en su haber premios en el Festival de Cannes o el BAFTA. Muchos recordamos su film París-Texas, que tan buenas críticas obtuvo. Y Wim nos da unos argumentos sólidos en una entrevista a la BBC.

    Fuente: BBC

    Te puede interesar | Fotografía en iPhone para dummies (XX): Los errores (I)

    Por qué no es fotografía

    Olvidamos lo que fotografiamos

    El cineasta germano es claro: se ha perdido el horizonte de lo que es una fotografía. Piensa que gran parte de las personas toman una foto y no vuelven a mirarla más, se preocupan solo de captar el momento, pero posteriormente se olvidan de ello. Todo debido a que se han dejado de imprimir fotos. Él reconoce ser un amante de las máquinas Polaroid.

    Fuente: Revista El Duende

    Saturación de apps y opciones de edición

    Los filtros o las posibilidades de edición matan la creatividad. Rememora que la fotografía nació como algo que reflejaba de manera fiel la realidad, sin las variaciones que podía dar un pintor.

    «Cuanto menos tengas, más creativo será. Tal vez no sea un signo de creatividad que se pueda convertir cada imagen en su opuesta».

    ¿Y los selfies?

    Wim Wenders reconoce que se los hace, pero cree que no es algo en los que los aficionados deban centrarse, ya que no son nada más que puro humo. Mirarse a través de un espejo no es fotografía.

    ¿Estamos de acuerdo?

    A decir verdad hay muy buenas reflexiones en las palabras de Wim Wenders. Quizás la espontaneidad e inmediatez de la fotografía móvil hace que en manos irreflexivas pueda perder su esencia. Hay que echar una vista por cualquier red social para apreciar que hay demasiada morralla, sin embargo ha permitido muchas personas se aficiones a este arte.

    Y hay algo incuestionable, se hace mucha fotografía de calidad en cualquier móvil. Pero como tales, todo depende de las manos en las que se caiga, cómo se capte la escena y se tenga el mismo buen ojo que con una cámara de prestaciones superiores. A fin de cuentas, un iPhone puede ser igual que una Polaroid, a pesar de no poder imprimir las fotos todavía. ¿O si?

    Impresora de fotos. 93 euros

    Vía| BBC