Del iPhone original al iPhone X: diez años de revolución

Del iPhone original al iPhone X: diez años de revolución

Los 10 años de un hito.

Compartir

La semana pasada publicamos un artículo que recordaba en primera persona la aparición del iPhone original. Ni que decir tiene que fue un punto de inflexión necesario en la telefonía, y quizás los teléfonos tal y como los conocemos ahora tienen su inspiración en él.

Pasaron diez años hasta que apareció la reinvención de Apple, el iPhone X. Un dispositivo de décimo aniversario que consiguió generar expectación y batir récords, al menos de precio. Si echamos la vista atrás y vemos cómo ha evolucionado todo, desde aquel móvil de metal pulido a este de vidrio, las diferencias son evidentes.

Fuente: Pinterest

Te puede interesar | Las 3 novedades más interesantes de los nuevos iPhone de 2018

10 años de evolución en 10 párrafos.

La pantalla

El iPhone original contaba con una pantalla LCD capacitiva de solo 3,5 pulgadas, las pantallas grandes llegaron para Apple mucho más tarde, en 2014. El iPhone X cuenta con una OLED de 5,8 pulgadas y una definición increíble.

Almacenamiento

En 2007, 16 GB parecían algo imposible de llenarse, aunque uno de los modelos montaba solo 4 GB y actualmente son los más cotizados por coleccionistas. Sin embargo 64 GB es la base del iPhone X, que alcanza en su versión top los 256 GB.

El ojo que todo lo ve: la cámara

El primer iPhone tenía una cámara decente para la época, daba 2 MPX a 1600 x 1200 píxeles. Sin embargo la peculiaridad era que no grababa vídeo, algo que fue muy criticado y que no llegó hasta el iPhone 3GS de 2009. No existía cámara frontal, el boom de los selfies no había explotado.

Fuente: Ripley.com

El último iPhone es capaz de grabar vídeo a 4K a 60 fps, algo impensable hace años en cualquier móvil y tiene una cámara de doble lente que da 12 MPX. La cámara frontal da 7 MPX, incluso se pueden hacer fotos en modo retrato con ella.

Seguridad

El primer iPhone utilizaba el código de 4 dígitos clásico de desbloqueo, algo que se sigue manteniendo actualmente en toda la gama. El iPhone X consiguió implementar un sistema de identificación biométrica, el famoso Face ID. Basta mirarlo y acceder a sus funciones. El Touch ID llegó en 2013 con el iPhone 5s

Procesador

Probablemente donde se hayan experimentados más avances. El iPhone original fue diseñado con un chip Samsung S5L8900 a 412 MHz, procesador con arquitectura ARM 1156 y GPU PowerVR MBX, que se utilizaba en exclusiva para teléfonos móviles.

10 años más tarde, el iPhone X hizo gala del chip A11, toda una bestia que ha roto cualquier registro en los benchmarks. Tiene 6 núcleos, 2 de alto rendimiento y 4 de bajo consumo con una frecuencia de 2,39GHz. Su red neuronal de última generación procesa hasta 600 mil millones de operaciones por segundo. Ciencia-ficción.

Batería

De los 1.500 mAh del primigenia se ha pasado a los 2.796 del iPhone X. La capacidad casi se duplica, si bien el rendimiento que era capaz de proporcionar el primero no era poca broma. También hay que tener en cuenta que ahora se alimentan procesadores más potentes, pantallas más grandes y mayor cantidad de datos por internet.

Fuente: iFixit

Diseño

Entramos en un punto subjetivo, el iPhone original contaba con un espectacular diseño en el cual el cuerpo era de aluminio con una base de plástico negro. Los botones laterales eran de plástico negro y en la pantalla existía el botón Home.

No cabe duda que el iPhone X es fruto de un diseño depurado, sin botón central y cuerpo de vidrio. En este caso este aspecto no va de la mano de una resistencia poderosa, es un teléfono extremadamente frágil a las caídas. Si el original se caía, solo se abollaba.

Precio

Este dispositivo tuvo un estreno en los Estados Unidos con un precio abultado, 599 dólares. Solo podía comprarse a través de una operadora. Una década más tarde, el iPhone X partió de un precio base de 999 dólares, prácticamente el doble. Aún así, se agotó en muy pocas horas.

App Store

Este iPhone se estrenó sin ella, que apareció en el año 2008 con solo 500 aplicaciones, por lo que estuvo un año desatendido en ese sentido. 10 años más tarde la App Store supera con creces el millón de aplicaciones de cualquier tipo, y es una fuente de ingresos muy potente para la compañía.

Fuente: mashable

Expectación

Aquí no ha habido cambios, cada anuncio de un nuevo iPhone es un mito. Todos los ojos, de críticos, fabricantes y usuarios se vuelcan hacia él. Este teléfono da más titulares que ninguno y aunque tenga unas cifras discretas de ventas, la discreción en este caso consigue engrosar las arcas de la compañía. No, Apple no ha hecho ningún móvil malo ni que haya patinado de forma estrepitosa.

Lo que los usuarios buscan

Apple hace 10 años era la compañía de un mentor claro, Steve Jobs. Cada aparición en escena del fundador de la marca generaba más audiencia que la que actualmente provoca Tim Cook. En esencia, Apple sigue siendo la marca que es capaz estar en boca de todos, donde muchas veces sus decisiones no son bien entendidas, quitar el jack de auriculares o su tardanza en implementar la dual SIM por poner dos casos, pero la magia sigue existiendo. Con su primer iPhone y con el último y con los que vendrán.