¿De dónde viene esa tirria hacia Apple?

¿De dónde viene esa tirria hacia Apple?

Hablemos de lo divino y humano de Apple.

Apple no suele generar demasiadas simpatías, o no es una empresa atractiva para muchos usuarios de otros sistemas o marcas. Es algo histórico quizás, tanto es así que mi pareja usa Android en su móvil y tablet y no quiere ni oler la manzana.

A mí es algo que personalmente me preocupa poco, básicamente porque estoy contento con mi interactuación con los productos Apple que poseo, que no son pocos. No llego al punto de ser un fanboy aborregado, pero reconozco que Apple cubre con creces mis expectativas.

Te puede interesar | El truco definitivo: usa el Apple Pencil con cualquier iPhone o iPad

¿Por qué la manzanita genera esa animadversión?

Apple es sinónimo de éxito

No quiero decir que quien tenga un iPhone sea una persona con un estatus o rango distinto. Pensar de esa forma es totalmente pueril. Apple es una máquina de generar ganancias, y no lo digo yo. Es ya una empresa con un valor trillonario. Hace pocos días lo hemos conocido y si lo ha conseguido no es por casualidad ni por vender productos malos. Hay una política eficaz, hay una buena gestión de recursos, es saber anticiparse a lo que la gente busca.

Steve Jobs no generaba indiferencia

El fundador de la compañía era además un mentor, un revolucionario y el verdadero culpable del modelo de negocio. Una personalidad arrolladora que sabía lo que quería, cómo había que hacerlo y por qué. Por ejemplo, el iPad no generó buenos augurios cuando se presentó en enero de 2010. Muchos pensaron que aquello era una estrategia comercial que iba a acabar en fracaso. Nada más lejos de la realidad, el iPad se utiliza tanto para operar en aviación como para labores educativas. También para que los supermercados hagan sus pedidos.

No hay una gama baja o media

Incluso el dispositivo más económico de la marca lo hace bien. Si hablamos de la gama de teléfonos, el iPhone SE es un dispositivo que no es demasiado caro y que es una gran aparato. Cámara de calidad en su rango, diseño exquisito, funcionalidad total con iOS 11 y todo lo que pueda proporcionarnos un iPhone más avanzado. El resto de fabricantes lo tiene todo mucho más fragmentado.

iOS para todo

iOS puede gustar o no, aunque es indudable que solo tiene ventajas. Tener el mismo S.O. en tu iPad o iPhone, y que sea el fabricante del aparato quien diseñe su software solo proporciona una solidez fuera de dudas. Además de ello, iOS ha sabido envejecer muy bien, ya no es ese sistema tan cerrado que era en sus inicios. Tiene mucho margen de mejora todavía, y pensamos que adoptará más funciones. En otro orden de cosas, iOS 12, que saldrá este otoño, será compatible con el iPhone 5s, un teléfono del año 2013. Si lo compraste y lo sigues utilizando, buena jugada has hecho.

Mira lo que hacen los demás

Verano de 2017: ¿Un iPhone de más de 1.000 euros? ¿Estamos locos? Quizás, pero Samsung hizo la misma jugada con su Galaxy Note 8. Y veremos en cuanto de mete el Note 9 que se presenta pasado mañana. Efectivamente la tecnología ha tomado un camino de precios ascendentes, la mayor complejidad de sus componentes hace que cada vez sea más caro montarlos. Lo bueno que proporciona un dispositivo Apple es su menor depreciación en el caso de reventa. A poco que tengas un iPhone bastante cuidado, podrás venderlo bastante bien.

Fuente: Voltaico

Aplicaciones más pulidas

Normalmente esto es así. Si comparamos las versiones de una app como WhatsApp para iOS y Android, hay diferencias incluso en diseño. Y los que usamos iOS solemos gastar más dinero en la tienda de aplicaciones, de cada app Apple se lleva aproximadamente un 30 por ciento. Una tienda más segura, con menos publicidad o aplicaciones maliciosas. El sistema que lleva a una app llegar a la App Store es bastante estricto, y al más mínimo problema, esta es eliminada.

Somos pocos, todavía

En España hay aproximadamente 3 usuarios Android por cada 1 de iOS. Android barre de manera clara, aunque esto particularmente es algo que no me afecta como usuario. Estoy contento con lo que se me ofrece y de momento no me planteo ningún cambio. La capacidad de poder elegir lo que mejor se adapte a nuestro quehacer diario es lo fundamental. Trabajo y me muevo con productos Apple y por tanto me encuentro a gusto con ese ecosistema. No, no somo una élite ni nada parecido, afortunadamente cualquiera puede comprarse un iPhone. Operadoras, financieras y tiendas te lo ponen fácil.

¿Cuáles son las causas de este asco histórico hacia los de Cupertino?