Por qué la arena es vital para tu iPhone y iPad

Por qué la arena es vital para tu iPhone y iPad

Compartir

Cuando pienses en la arena, especialmente ahora en el cálido y abrasador verano, probablemente te venga a la mente la visión de una bonita, relajante y soleada playa caribeña. Pero lo cierto es que la arena es muchísimo más importante en tu vida de lo que imaginas…

Todo comienza en los Montes Apalaches, son popularmente conocidos por contar con áreas muy enriquecidas en preciados minerales. Y uno de esos minerales es el más valorado por los amantes de la tecnología: el cuarzo.

El cuarzo es un mineral compuesto de sílice (SiO2) y está presente en una gran cantidad de rocas ígneas, metamórficas y sedimentarias de la corteza terrestre. El dióxido de silicio es un elemento clave en la producción de chips para computadoras, tablets y smartphones. Y… sí, de ahí proviene el nombre de Silicon Valley, la región que conforma el centro neurálgico de la innovación y de la tecnología moderna.

Así pues, podríamos decir que el cuarzo es a los chips lo que el coltán es a las pantallas de tu smartphone. O, por ejemplo, lo que el cobalto es a las baterías. Una serie de minerales absolutamente imprescindibles en el mundo de la tecnología.

Arena de cuarzo.

Te puede interesar | Los materiales de fabricación del iPhone únicamente cuestan 1 $

Cómo convierten la arena de cuarzo en potentes chips para smartphones

El dióxido de silicio (SiO2), llamado comúnmente sílice, es clave para la producción de chips. En la naturaleza, este elemento está presente en la arena de cuarzo. Sin esta arena, no sería posible desarrollar smartphones tan potentes como el iPhone que quizá estés sujetando entre tus manos.

Este mineral tan valioso es vendido a compañías de tecnología en crisoles, unos robustos recipientes de grafito. Más tarde, mediante una serie de complejos procesos, la arena de cuarzo se convierte en gigantes cristales de silicio en forma de lingotes. Posteriormente, estos lingotes son cortados en finas láminas.

Lingotes de silicio.

Algunas de estas láminas son destinadas a la producción de paneles solares, mientras que otras son pulidas y vendidas a firmas fabricantes de chips como Intel, que por cierto se encarga de la fabricación de procesadores para Apple.

Pero aquí no termina la andanza de la arena de cuarzo… Las compañías de manufacturación de componentes de hardware para smartphones crean transistores que se incorporan a estas láminas dando vida al fin al “cerebro” de nuestros smartphones, tablets, PCs y Macs.

Así que, la próxima vez que pasees por la orilla del mar dejando atrás la fina arena entre tus dedos recuerda que la arena de cuarzo forma una gran parte de nuestras vidas.

Vía | iDropNews