Cómo limpiar tu Mac y accesorios de forma segura

Cómo limpiar tu Mac y accesorios de forma segura

Algunos productos de limpieza pueden producir daños irreparables a los ordenadores

Compartir

Puede que porque los dispositivos de Apple son muy caros, la gente tiene especial interés en cuidarlos y mantenerlos como recién salidos de la caja. No obstante, la mayoría no sabe cómo limpiarlos correctamente, comete errores y utiliza productos que, más que embellecerlos, puede acabar arruinándolos. Por eso, a continuación te contamos cómo limpiar la pantalla de tu ordenador Mac y sus periféricos de forma segura y fácil.

Cómo limpiar los teclados de Apple de forma segura

1. Desconéctalo y sacúdelo

Lo primero que tenemos que hacer es desconectar el teclado. Sacamos las pilas o las baterías y las apartamos. Si va por cable, lo quitamos del puerto USB. Luego, lo cambiamos de sitio para evitar dañar otros objetos. Por último, le damos la vuelta y lo sacudimos un poco para eliminar cualquier resto de suciedad.

2. El agua es tu amiga

Hay muchos productos que se anuncian como especializados para limpieza de equipos informáticos. Sin embargo, y aunque pueda sonar contraproducente, lo mejor es evitarlos.

Sustancias como disolventes, ácidos y otros químicos están terminantemente prohibidos. Pueden causar daños irreparables en componentes electrónicos y chasis. Lo mejor es utilizar agua limpia.

3. Elige el instrumento adecuado

No uses ningún producto abrasivo sobre el teclado (como esponjas rugosas). Podrían borrar las letras y causar otros daños. En su lugar, coge un paño de microfibra que no deje hilos.

El motivo de este tipo de paños es para evitar que dejen restos entre las teclas o por debajo de ellas y que produzca daños o un funcionamiento incorrecto.

4. Limpia con cuidado

Coge el paño, humedécelo en agua y pásalo por encima del teclado. Presta especial atención al espacio entre teclas, que es donde más residuos y suciedad se acumulan.

Si te encuentras con una mancha que se resiste a desaparecer, no cambies de material; continúa ejerciendo un poco más de presión y, con paciencia, acabará saliendo.

Ya sea por los materiales de los que están hechos o por cualquier otro motivo, los teclados de Apple se limpian fácilmente. Una vez que finalices, déjalo secar 20 minutos. Luego, ya podrás volver a utilizarlo.

Cómo limpiar la pantalla de tu iMac o MacBook de forma segura

1. Desconecta todos los accesorios

Expulsa todos los dispositivos y accesorios conectados a la pantalla y al ordenador. Entonces, apaga el equipo y desconéctalo de la fuente de alimentación y déjalo en completa desconexión. Así nos evitamos cualquier posible complicación.

2. Elige el paño sabiamente

Cuando compramos un nuevo Mac, Apple incluye en el empaquetado una gamuza suave. Si todavía la conservas, es el mejor paño que podemos utilizar para limpiar la pantalla. Sin embargo, si lo has perdido o ya no lo tienes, no tienes de qué preocuparte.

Un paño de microfibra, como el que hemos recomendado para el teclado, servirá. Sobre todo, tenemos que asegurarnos de que no raspe y que no dañe la pantalla (como las toallas de baño), además de no dejar restos.

3. Utiliza un limpiador para pantallas en spray si es posible

El agua puede resultar útil, siempre que la pantalla no esté muy sucia. Si tiene manchas de algún tipo, lo mejor es que utilicemos un limpiador en spray especializado para pantallas como este.

Tienes que tener muy en cuenta no utilizar cualquier limpiador que encuentres por ahí. Sobre todo, los que tienen acetona, amoníaco o cualquier otro tipo de disolventes. Evita también los limpiacristales. Pueden dañar irremediablemente tu equipo.

4. ¡Empieza a limpiar!

Nunca rocíes el spray o cualquier producto directamente sobre la pantalla. No puedes controlar dónde va, y hay posibilidades de que se introduzca por rendijas y, por ende, dañar componentes electrónicos.

En su lugar, rocía el spray sobre el trapo y empieza a limpiar la pantalla. Comienza desde una esquina y ves hacia abajo, y luego vuelve a subir y a bajar. Un gesto firme pero suave y sencillo debería ser suficiente para limpiar correctamente la pantalla.

Recuerda mantener una parte del paño seca para eliminar cualquier resto de humedad del equipo cuando hayas acabado.

Como ves, limpiar tu Mac y sus accesorios y periféricos es muy sencillo y simple, siempre que contemos con las herramientas y los conocimientos necesarios. Usar productos con disolventes, aunque pensemos que pueden ser útiles en estos casos, lo único que van a hacer es estropear el equipo. A veces, lo más simple, como el agua, es el mejor producto que podemos utilizar.

Vía iDropNews