El origen de la marca más valorada del mundo, ¿por qué Apple...

El origen de la marca más valorada del mundo, ¿por qué Apple se llama Apple?

Compartir

La importancia de la marca en cualquier empresa es indiscutible. La marca te enlaza con tu reputación, con tus logros, y permite que todos los empleados de la misma se conviertan en uno solo. En ellas reside actualmente el destino de las empresas, y es que si no tienes una buena marca reconocida, no eres nadie. Y en este caso, hablamos de la que es considerada no solo como la mayor empresa del mundo, sino también la más valorada según el ranking de la consultora Interbrand, algo que no es fácil de conseguir.

Una mala experiencia de usuario puede costar la confianza a toda la compañía, y por ese motivo, en Apple procuran cuidar de cada detalle, algo que les ha permitido aguantar ya la friolera de 47 años. Sin embargo, todo tiene su origen, y hoy os vamos a presentar el de esta empresa tecnológica que logró hacerse un hueco con una experiencia de usuario única. Os diremos los motivos por los que los fundadores, incluyendo a Steve Jobs, decidieron llamarla Apple.

Y es que, aunque suponemos que muchos lo habréis pensado ya, el de Apple no es un nombre corriente para una compañía tecnológica. De hecho, es seguro que si no tuviese la repercusión que tiene, pocos podrían decir que se trata de una. Al fin y al cabo, el poder de una marca está precisamente en dotar a una palabra de un significado completamente nuevo que sea capaz de representar el trabajo de todos los empleados que componen la compañía que está detrás.

¿Qué hizo que una compañía tecnológica se acabase llamado Apple?

Cuando Apple se fundó teniendo entre sus fundadores a Steve Jobs, Steve Wozniak e incluso al no tan conocido Ronald Wayne, cuya confianza en el futuro de la empresa quebró rápidamente, lo hizo con una premisa muy clara. En un momento en el que acceder a un ordenador era algo complicado, reservado tan solo a las grandes corporaciones y a las instituciones públicas, ellos vieron su oportunidad de crear un ordenador personal que todo el mundo pudiese comprar.

Con la idea de convertir a los ordenadores en un producto de masas, comenzaron a desarrollar su primer producto, sin embargo, necesitaban un nombre capaz de reflejar tan importante propósito. Una marca que fuese amable, fácil de recordar, y lo suficientemente disruptiva como para que dejase huella desde el primer momento.

No querían tener un nombre genérico, ningún clásico de una compañía tecnológica. Y ahí es cuando, mientras recorrían la autopista 85, a Steve Jobs se le ocurrió el nombre de Apple Computer.

Para él, era un nombre perfecto para la compañía, de hecho, no se les ocurrió una alternativa mejor, y acabó convirtiendose en la marca que les acompañaría de ahí en adelante, con el Apple I como su primer producto de consumo. Desde luego, con ella consiguieron acercarse a las masas, y de paso mataban dos pájaros de un tiro, puesto que les ponía por delante de Atari, donde Jobs trabajó, en el listín telefónico. Una pequeña venganza de lo más curiosa.

Colección Apple de Stanford (AP)

Todo esto, se ha podido conocer gracias a los registros que Apple cedió a la Universidad de Stanford, y que se mantienen protegidos en el interior de una instalación cuya temperatura es controlada con precisión para la conservación de los documentos que empleados, colaboradores y entusiastas han estado aportando a la colección. Y no es para menos, ya que el valor de esta colección es tal que ni siquiera han compartido con los medios su localización exacta.

En ella también se encuentran diversos recuerdos sobre algunos de los momentos históricos de la compañía y de sus principales ejecutivos, como por ejemplo, algunas fotos de la época de Steve Jobs en NeXT Computer, planos del Apple I, o incluso una parodia de Ghost Busters llamada Blue Busters, en referencia a su gran competidor IBM. Todo con el fin de investigar a Apple no solo como la compañía del trillón de dólares, sino como una que ha sido capaz de soportar múltiples generaciones tecnológicas.

Te puede interesar | En 2023, Apple tendrá más de 600 Apple Stores por todo el mundo

Desde luego, sería genial poder acceder a semejante cantidad de anécdotas sobre la empresa más grande del mundo, pero parece que por ahora tendremos que conformarnos con saber de su existencia. Y es que los planos de crear un museo corporativo se dejaron atrás hace ya muchos años, después de que Steve Jobs volviese a ser el CEO de la compañía cuando estaba cerca de desaparecer en su tiempo más oscuro.

Vía | Gizmodo