La historia de la app de 999 dólares de la App Store...

La historia de la app de 999 dólares de la App Store que no hacía nada

La compraron ocho personas antes de que fuera eliminada de la tienda de aplicaciones

Compartir

Hace 10 años que la App Store de iOS abrió sus puertas. Un lugar en el que los desarrolladores de cualquier parte del mundo pueden publicar sus creaciones y ganar dinero a la vez que popularidad. En todo este tiempo, hemos visto apps de lo más variado, algunas más útiles que otras. Sin embargo, hay una que se lleva el premio a la más cara y a la más inútil: “I Am Rich”.

La aplicación de la App Store que solo los ricos se podían permitir

No hay un precio establecido en la aplicaciones de la App Store. Pueden valer poco menos de un euro hasta 10, 30 o 100 euros. La cantidad la fija el desarrollador. Y, ahora, está muy de moda las apps gratuitas con pagos dentro de ellas y suscripciones mensuales, sobre todo en las relacionadas con el diseño y fotografía.

A mediados de 2008, poco tiempo después de la inauguración de la App Store, un desarrollador alemán, Armin Heinrich, subió una app, “I Am Rich”, al módico precio de 999 dólares.

Muchos se preguntarán cuál era el propósito o la función de esta aplicación, y la respuesta es… ninguno. No servía absolutamente para nada más que acreditar que tenías el suficiente dinero como para gastártelo en ella.

Apple, semanas después del lanzamiento de “I Am Rich”, la quitó de la App Store de iOS, como informó The Los Angeles Times en agosto de 2008.

Armin Heinrich, el desarrollador de la aplicación, salió a defenderla tras la controversia que generó por el precio:

Vi que algunos usuarios se quejaban de los precios de las aplicaciones para iPhone que estaban por encima de los 99 centavos. Yo lo considero arte. No esperaba que mucha gente la comprara, y tampoco esperaba todo el escándalo que vino detrás

La app no tenía ninguna utilidad. Al abrirla, solo mostraba una joya roja y, cuando se pulsaba, aparecía el mantra: “I am rich, I deserv it, I am good, healthy & successful”. A pesar de esto, un total de 8 usuarios compraron la app, lo que le generó al desarrollador grandes ganancias, y solo dos de ellos pidieron que se les devolviera el dinero al darse cuenta de que era una locura.

La segunda vida de I Am Rich

Aunque la app no obtuvo una buena reputación y el desarrollador recibió muchos mensajes de odio, Heinrich decidió desarrollar una aplicación similar que publicó hace unos años llamada “I am Rich LE”, con un precio de 9.99 dólares.

No obstante, esta vez sí que incluye alguna que otra herramienta, como una calculadora básica y el mantra I am Rich recitado. Pero como su antecesora, no consiguió ser lo suficientemente popular, a pesar de tener algún que otro buen comentario, y lleva dos años sin actualizarse.

Vía iDropNews