El final del iPad Mini está muy cerca

El final del iPad Mini está muy cerca

La última revisión de la tableta salió en 2015

Compartir

Las Keynotes de Apple de los próximos meses prometen estar cargadas de interesantes novedades. En septiembre, veremos la nueva generación de iPhone y Apple Watch y, en octubre, nuevos ordenadores Mac y iPad. Sin embargo, y hablando de las tabletas, no todos sus miembros recibirán una actualización, pues el final del iPad Mini está muy cerca.

El iPad Mini está muerto

La última vez que se renovó la tableta más pequeña de la compañía fue en 2015 con el iPad Mini 4. Desde entonces, ha recibido muy poco cuidado o atención por parte de Apple, aparte de eliminar las opciones de 32 y 64GB para dejar solo la variante de 128.

A pesar de los rumores de que los de Cupertino podrían estar preparando un iPad Mini Pro para este año, no ha habido filtraciones o informaciones conforme se acerca la fecha de la presentación de otoño. Y viendo el panorama, está difícil que haga su aparición este 2018, lo que confirmaría que la tableta de 7,9 pulgadas está muerta.

Esto no nos pilla por sorpresa. En mayo de 2017, una fuente anónima que trabajaba para Apple aseguró que el iPad Mini estaba a punto de desaparecer. En parte, porque las ventas del dispositivo han descendido, pero también porque las pantallas de los iPhone son cada vez más grandes. Si los rumores se cumplen, la manzana mordida presentaría un iPhone con pantalla OLED de 6,5 pulgadas. Un phablet en toda regla. Una tableta de casi 8 pulgadas no tendría sentido.

Por otro lado, también está el nuevo iPad de 9,7 pulgadas que se dirige al público doméstico y al educativo. Se vende por 80 euros menos y sus especificaciones son mejores. Si Apple quiere mantener la gama Mini, debería hacer un lavado de cara completo con características llamativas, así como una bajada de precio y plantearlo como un dispositivo de entrada.

iPad Mini, la tablet que Steve Jobs nunca hubiese querido

El 23 de octubre de 2012 se puso a la venta el iPad Mini, la primera tableta de Apple de reducidas dimensiones con pantalla de 7,9 pulgadas. A pesar de que fue un dispositivo aclamado por el público, si Steve Jobs continuara con nosotros, nunca hubiese visto la luz. El cofundador de Apple estaba convencido de que las tabletas de 7 pulgadas eran un fracaso, y aunque en la época eran muy populares, vemos que en 2018 no tienen mucho sentido.

Apple está reestructurando la nomenclatura de sus equipos. Parece ser que la idea es separarlos en dos tipos: para usuarios normales y los profesionales. Así, estaría el MacBook y el MacBook Pro (el MacBook Air podría desaparecer), iPad y iPad Pro (desaparición del Mini), iPhone y iPhone Pro (nada de Plus), iMac y iMac Pro y Mac (¿Mini?) y Mac Pro.

Vía iDropNews