¿Es conveniente que un niño se distraiga con un iPad?

¿Es conveniente que un niño se distraiga con un iPad?

¿Cómo debe ser la relación entre nuestros hijos y un iPad?

Compartir

El iPad es la herramienta perfecta en multitud de ámbitos, tanto el empresarial, laboral en cualquier vertiente, académico y lúdico. Muchos de nuestros lectores probablemente tengan alguna en casa para distracción de los hijos.

Y no, como todo en este mundo, en la medida está la virtud. El iPad es un instrumento muy adecuado en ciertos momentos ociosos, si bien es interesante hacer algunas indicaciones al respecto. Como cualquier dispositivo que goce de conexión a internet, no deja de ser una ventana al mundo con sus ventajas e inconvenientes.

Fuente: Working Mother

Te puede interesar| Aumenta la productividad con estos accesorios útiles para iPhone y iPad

El iPad y los niños

Con la nueva hornada que Apple presentó el pasado 27 de marzo, tener un iPad está al alcance de cualquiera. Por poco más de 300 euros, y si estás atentos a la ofertas por bastante menos, tienes un dispositivo sólido, de un tamaño estupendo para un niño y que proporcionará muchas horas de entretenimiento y aprendizaje.

Cuándo estaría indicado un iPad

Los especialistas desaconsejan que un niño use una pantalla en los primeros meses de vida, es algo lógico. Su cuerpo está en formación, su manipulación es tosca y tienen tendencia a llevarse todo a la boca. Y además de ello, sus ojos son demasiado débiles todavía para una emisión de luz tan directa.

No es que haya una edad recomendada para usar un iPad, de hecho los niños son felices sin ellas, pero nunca hay que introducir un iPad en sus vidas antes de los 18 meses de vida.

Los primeros pasos

Ahora bien, has comprado un iPad para tu hijo o hija. Como niños nacidos en el siglo XXI, y por tanto digitonatos, se van a desenvolver rápidamente con ella. Querrán instalar YouTube para ver sus canales favoritos, algunos juegos que les llamen la atención y a regañadientes aceptarán tener alguna aplicación educativa. Luego perciben que esas apps les encantan y quieren más, es buena señal.

Ya sabrás que un iPad ha de tener una Apple ID para funcionar, es obvio decir que esa identidad ha de ser la tuya y que debes registrar el iPad a tu correo. Un niño no debe tener la libertad de descargar aquello que quiera. Una vez que ya ha cumplido una edad, podemos autorizar a que se descargue alguna app que nos propongan, pero siempre pero bajo nuestra supervisión.

Y un asunto de cajón, nada de encerrarse en la habitación con el iPad. Deben estar con nosotros, de tal manera que podamos controlar cuáles son sus movimientos, lo que están viendo o a lo que juegan. No conocen ni saben que en la redes hay mucho desgraciado suelto dispuesto a amargar la vida de los más vulnerables.

La importancia de marcar tiempos

Es algo tan importante como no dejarles solos. No puede ser que un iPad sea un aparcaniños. Hay que establecer unos límites de tiempo, quizás no más de 30 minutos al día. Y creedme, hay días en los que ni preguntan por el iPad.

El iPad es un enorme recurso para distraer, en el sentido literal de la palabra, tal y como lo hacemos los adultos a veces. Nos conectamos a YouTube o a las redes sociales a poner la mente en blanco. Ellos también lo necesitan, pero no permitas que este dispositivo sea el epicentro de sus vidas. Jamás puede presidir una comida, una reunión familiar o ser el recurso fácil cuando están aburridos. Los adultos no hemos crecido con iPad y lo hemos hecho felices.

Controlar lo que ven y hacen

Es sorprendente la cantidad de material que hay en YouTube para niños y que sin embargo, esconden cosas para echarse a temblar. Vídeos donde las princesas Elsa y Ana de Frozen acaban embarazadas o agonizando en un hospital. Además de bromas que son de dudoso gusto y que no son aptas para pequeños, bajo cierto contenido lúdico se esconde cosas que los críos no deben ver.

No se trata de ponerse en plan mojigato, pero soy padre y hay verdaderas barbaridades en la red. Siempre es una buena idea instalar aplicaciones como YouTube Kids donde el contenido es bastante acorde con sus intereses. Y aprende a usar los controles parentales en el iPad, pueden ser muy beneficiosas para los intereses familiares.

¿Qué hacer?

¿Son compatibles un iPad y tu hijo? Totalmente, aprenden a sacar provecho de él muy rápido. Hablo desde la experiencia de padre y educador. Y si consigues que estos consejos de arriba se cumplan de manera escrupulosa, no hay nada que temer. Mi hija lleva 5 años con un iPad y afortunadamente hemos sabido guiarla de buena forma, ahora bien, no uses la tecnología para aparcar su aburrimiento.