El Apple Watch Series 4 es capaz de hacer electrocardiogramas: ¿Qué significa...

El Apple Watch Series 4 es capaz de hacer electrocardiogramas: ¿Qué significa esto?

Compartir

Ya ha pasado casi una semana desde que Apple presentó sus últimos productos en el Steve Jobs Theater. Allí, pudimos conocer los nuevos iPhone XS, XS Max y XR, que aseguran la continuidad de la línea de teléfonos aunque con unas novedades que no terminan de convencer a los usuarios. Además, también tuvimos el placer de conocer en profundidad las novedades del nuevo Apple Watch Series 4, que supone el mayor cambio a los relojes de la compañía desde que estos salieron a la venta.

Precisamente, el Apple Watch Series 4 ha sido el producto más deslumbrante de la conferencia, y no solo por su nuevo diseño, sino también por una función muy concreta que ha logrado hacerse con los corazones de muchos usuarios, literalmente. Hablamos de la posibilidad de hacer electrocardiogramas con tan solo colocar el dedo en la Digital Crown del Apple Watch, algo que puede parecer sencillo, pero que tiene bastante trabajo por detrás.

La historia de la función, ¿cómo han logrado desarrollarla?

Parece que Apple lleva ya varios años tratando de lograr integrar esta función en el reloj, sin embargo, no ha sido hasta el pasado año cuando han logrado la pieza que les faltaba para hacerlo. Muchos recordaréis la presentación de algo llamado el Apple Heart Study el pasado año, creado en colaboración con Stanford Medicine para mejorar la detección de la fibrilación auricular, el trastorno del ritmo cardiaco más común, que aumenta las posibilidades de padecer infartos, embolias, entre otras enfermedades graves.

Los usuarios mayores de 22 años y residentes en Estados Unidos podían participar en el estudio usando su Apple Watch. De forma automática, el reloj recogía información de los participantes y en caso de que se detectasen indicios de esta afección, se le citaba al usuario con un doctor perteneciente al equipo del estudio. Pero, ¿qué ganó Apple con todo esto?

Toda la información que Apple ha recogido del estudio, ha servido para completar el desarrollo del electrocardiograma del Apple Watch Series 4, además de para lograr la certificación necesaria para su uso. Al final, se trataba de una muestra para comprobar la eficacia de los algoritmos de Apple para detectar la fibrilación auricular, que ha resultado ser todo un éxito, como ya hemos podido comprobar recientemente.

¿Qué es un electrocardiograma? ¿Cómo funciona en el Apple Watch?

Los electrocardiogramas son pruebas que muestran la actividad del corazón, capturada por medio de varios electrodos que se colocan en el cuerpo en unas posiciones muy concretas para poder lograr las derivaciones. A su vez, una derivación de un ECG es la medida de la diferencia de potencial entre dos de los electrodos.

El del Apple Watch Series 4, es un electrocardiograma de derivación I, que funciona con dos electrodos situados en la parte trasera del reloj y en la Digital Crown, y mide la diferencia de potencial entre el brazo derecho y el izquierdo. Al colocar un dedo de la mano opuesta a la que lleva el reloj en la corona se crea un circuito cerrado con el sensor eléctrico del reloj a través del cuál se siguen los impulsos eléctricos que emite el corazón con cada latido.

Esto permite seguir el funcionamiento del corazón, pero tan solo de forma limitada. Para que podáis haceros una idea, un electrocardiograma completo suele contar con doce derivaciones. Sin embargo, en teoría es suficiente para detectar la fibrilación auricular. Pero lo que importa es la práctica, y es aquí donde entra de nuevo el Apple Heart Study, ya que les ha permitido demostrar un 98% de efectividad en este caso, que les ha valido para recibir la certificación de la FDA en EEUU.

Así, los usuarios que quieran usar esta función tan solo tendrán que acceder a la app que estará disponible en el futuro en su reloj y colocar su dedo en la Digital Crown durante 30 segundos para crear un informe que puede ayudar al personal especializado a personalizar el tratamiento de una forma más rápida. El reloj indicará al usuario los momentos más adecuados para hacer la prueba con una serie de avisos informando de una frecuencia cardiaca irregular.

Aun así, esto no termina de convencer a todo el mundo, ya que algunos creen que los usuarios no deberían tener acceso a este tipo de información, basándose en que una falsa alarma podría crear una ansiedad innecesaria en muchas personas. Además, no falta aquello de que podría provocar un aumento del número de visitas al médico por no poder interpretar correctamente la información ofrecida por el reloj.

La cuestión es, que algunos tipos de fibrilación auricular no siempre están presentes, por ello, es posible que en una revisión rutinaria pasen desapercibidas. Ahí es donde entra el Apple Watch, como bien indicó el presidente de la American Heart Association en la keynote, ya que nos da la posibilidad de hacer un ECG en cualquier lugar y momento. Por supuesto que no podrá sustituir al equipamiento de los hospitales en ningún caso, pero no es su propósito.

¿Por qué su uso estará limitado a EEUU en el lanzamiento? ¿Cuándo podremos usarlo en otros países?

Todos las tecnologías necesitan, de una forma u otra, un cierto nivel de certificación por parte de las autoridades competentes de cada país con el fin de asegurar la seguridad de los usuarios. En el caso de los equipamientos médicos, esta certificación es, obviamente, mucho más estricta, ya que hablamos de un dispositivo que debe ser seguro, preciso y de una eficacia demostrada. Al fin y al cabo, hablamos de dispositivos pensados para mejorar la salud de las personas, no para empeorarla.

En EEUU, como comentabamos al principio, Apple se valió de los datos recogidos en el Apple Heart Study para demostrar la eficacia de su tecnología y así lograr la clasificación De Novo. Esta clasificación, es una vía rápida para los dispositivos que, como el Apple Watch, tienen un riesgo bajo para el consumidor.

Apple ya ha indicado que está trabajando en lograr la certificación en otros países, pero es muy probable que les tome un tiempo. En España, por ejemplo, el Apple Watch Series 4 tendría que recibir la autorización por parte de los organismos europeos competentes para que Apple pueda activar la función en nuestro país. Eso sí, en el momento en el que ocurra, los Apple Watch Series 4 deberían ser compatibles, ya que todos tienen el hardware necesario.

¿Cuál es el futuro del Apple Watch en la salud?

La capacidad de hacer electrocardiogramas tan solo es un pequeño atisbo de lo que nos espera con el Apple Watch. A través de distintas tecnologías, el Apple Watch nos permitirá tener controlados diversos parámetros de nuestro cuerpo cuyo conocimiento nos podría permitir mejorar nuestro estilo de vida y reducir al tiempo la posibilidad de padecer trastornos como la fibrilación auricular, que cada vez tienen una mayor incidencia a causa del envejecimiento de la población.

Y en el caso de que tengamos que ir al médico, podremos compartir con él una fuente de información que podría ser fundamental para conocer el funcionamiento del cuerpo en distintas situaciones de nuestra rutina diaria. Incluso, nos daría la posibilidad de evitar tener que ir a un centro médico en muchas ocasiones, ya que con una pequeña conversación por videollamada o chat (como cada vez es más frecuente) sería suficiente.

Te puede interesar | El 3D Touch podrá medir la presión arterial en el Apple Watch

Por ahora, una de las prioridades de Apple parece que sigue siendo el integrar un medidor de glucosa no invasivo en el reloj, facilitandole la vida a los millones de personas en todo el mundo que padecen diabetes. Sin embargo, a medida que implantan más tecnologías médicas en el reloj, también tendrán que enseñar a los usuarios a utilizarlas de una forma responsable, procurando mantener interfaces fáciles de entender como la que han usado para el ECG.

En unos años, podremos ver si la compañía cumple con nuestras expectativas. De momento, disfrutemos de las nuevas tecnologías que nos ofrece el Apple Watch Series 4, la mayor actualización de la línea que cada vez está más cerca de lo que muchos consideraríamos el smartwatch perfecto.