Los niños están aprendiendo a “hackear” el control parental de iOS 12

Los niños están aprendiendo a “hackear” el control parental de iOS 12

Hay diversos métodos por los que se puede saltar el bloqueo establecido por los padres

Compartir

Una de las funciones más destacadas de iOS 12 es Tiempo en pantalla, la cual permite saber cuánto tiempo pasamos con un iPhone o iPad y qué aplicación es la que más utilizamos. Es perfecto para controlar el uso que nuestros hijos hacen de los dispositivos y, además, poner límites de uso.

A priori, parece una buena idea para mantener a los más pequeños ocupados en otras obligaciones, si no fuera porque están aprendiendo a sobrepasar los límites para continuar utilizándolos.

Así es cómo los niños pueden “hackear” Tiempo de uso en iOS 12

La primera forma de anular esta función es muy simple: cambiar la hora del dispositivo antes de que el contador llegue al límite. Pero no es la única, y un hilo de Reddit del que se ha hecho eco Business Insider revela cuáles son los otros trucos que los niños utilizan. Un usuario cuenta su experiencia:

“Cuando iOS 12 salió oficialmente, limité el tiempo de pantalla de mi hijo de 7 años a través de En Familia. Durante unos días, sentí que mi hijo estaba jugando un poco más de lo permitido, pero no sabía por qué. Hoy, finalmente, me ha revelado su truco: cuando se le acaba el tiempo y todos sus juegos están bloqueados, va al App Store y descarga uno que previamente ya había instalado con el icono de la nube, y ¡funciona sin limitaciones! ¿Qué puedo decir? No estoy ni enfadada. Es sorprendente.”

Este método puede ser bloaueado por los padres deshabilitando la instalación de apps a través de las Restricciones. El inconveniente de esto es que también inhabilita las actualizaciones, lo que incluye los parches de seguridad, por lo que no es del todo aceptable.

Otros niños evitan las imposiciones de los padres configurando una contraseña aleatoria en Restricciones, ya que imposibilita que puedan acceder a su configuración.

En el caso de los padres más tradicionales, la solución está clara:

“Sé que mi hijo es más inteligente que yo. Así que le digo cuando es la hora de un descanso le pido que me entregue el iPad a la antigua usanza, como lo hicieron los primeros colonos.”

Está claro que los niños de hoy en día se las ingenian para poder jugar a todas horas.

Vía | 9to5Mac