Los píxeles de la cámara del iPhone como nunca antes los habías visto

    Desde el iPhone 6 hasta los recientes iPhone XS, Apple ha venido introduciendo en su línea de teléfonos una característica realmente interesante para aquellos que usan habitualmente la cámara del dispositivos. Con el nombre de Focus Pixels, esta característica permite mejorar la función de autoenfoque por medio de un sistema capaz de detectar la luz. Esto, a su vez, aumenta la rapidez a la hora de reconocer rostros, captar correctamente los tonos de piel, así como sacar macros con mucha más nitidez.

    El nombre técnico de esta tecnología es autoenfoque por detección de fase, o PDAF, y tal y como ocurren con las cámaras réflex, se basa en unos fotodetectores especializados en detectar las transiciones de luz y transformarlas en información. En conjunto, sirven para comprobar si la escena está perfectamente enfocada, comparando la información que cada uno de los fotodetectores transmite desde distintas posiciones del sensor hasta que esta es similar entre ellos.

    Esta técnica de enfoque requiere de una calibración realmente exigente, y también es importante cuidar cada detalle del sensor para aprovechar al máximo el rendimiento que ofrece en cada foto. Apple, por ejemplo, lleva refinando los PDAF de sus iPhone desde que lanzó su primera versión en el iPhone 6. En las fotografías de este artículo, podréis comprobar que, a pesar de que la compañía no suele hacer gala de ello, y aunque no se nota demasiado en ciertos casos, se pueden notar importantes cambios hasta el iPhone XS.

    Te puede interesar | El chip A12 del iPhone XS es un 40 % más rápido que el chip A11, según AnandTech

    Conforme han pasado las generaciones, Apple ha ido aumentando notablemente la cantidad de PDAF que hay en el sensor. Desde 1 cada 64 subpíxeles en el iPhone 6, hasta 1 cada 16 subpíxeles en el iPhone XS, lo que permite ofrecer una precisión magnífica en el enfoque, incluso contra otros dispositivos que usan la misma tecnología. Así, cada cambio de luz creado por las diferentes texturas, objetos, por el entorno en definitiva, es captado rápidamente para poder capturar las mejores fotografías.

    Vía | TechCrunch