Cómo escoger el iPhone perfecto para ti

Cómo escoger el iPhone perfecto para ti

Quizás es hora de cambiar y no sabes cuál es el tuyo.

Compartir

Este año 2018 está más abierto que nunca en cuanto a modelos de iPhone para elegir. Actualmente tenemos la posibilidad de comprar en tienda oficial el iPhone 7, el iPhone 7 Plus, iPhone 8 y su versión Plus, además del iPhone XS y iPhone XS Max. No, no nos hemos olvidado del iPhone X, solo es posible comprarlo en tiendas que no son de Apple o en operadoras.

Y este próximo viernes se podrá hacer la reserva del iPhone XR, dispositivo que promete ser un top en ventas. La solución que parece haber encontrado Apple a la hora de contentar a un público deseoso de un teléfono sólido y algo más económico parece haber sido un acierto.

Fuente: The Verge

Te puede interesar | Apple y el 5G: un dolor de cabeza para la compañía y los precios de sus próximos iPhone

Quiero cambiar de iPhone y no sé cuál elegir

El dilema es enorme. En primer lugar habría que pensar que con la desaparición del iPhone SE, que tenía unas buenas prestaciones y un tamaño pequeño, si lo que te gustan son los teléfonos no muy grandes debas decantarte por la serie 7 u 8 en sus versiones estándar. Ambos poseen pantallas de 4,7 pulgadas, si bien el precio base es de 529 y y 689 euros respectivamente. Y no, no son teléfonos desfasados ni en cuanto a diseño ni a prestaciones.

Sus procesadores trabajan a la perfección, el iPhone 7 tiene el A10, el 8 monta el A11 biónico y los iPhone de 2018 disponen del afamado A12, un 40 por ciento más veloz y el primero en ser fabricado bajo un proceso de 7 nanometros. Si no eres un usuario que pudiéramos calificar como estándar y no quieres gastar demasiado, el iPhone 7 o el iPhone 8 son sin duda tus dispositivos. Puedes ahorrarte bastante dinero eligiendo bien y buscando ofertas que lanzan las tiendas on line.

De la serie 8 en adelante contamos con carga inalámbrica, sin lugar a dudas un acierto a la hora de cargar. No es que la vayas a usar de continuo porque hay lugares donde es bastante difícil hacerlo, pero con lo económicos que son este tipo de cargadores, puedes tener 2 o 3 para casa y trabajo. Es un gesto dejar el teléfono en la mesa de tu despacho y ya se está cargando, o disponer de uno en la mesita de noche, ¿no crees?

El almacenamiento

No soy de la opinión que hay que comprar sí o sí un teléfono con una capacidad brutal. El iPhone 7 parte de los 32 GB, que puede ser suficiente para muchos. Obviamente te quedarás sin almacenamiento si vas olvidando pasar tus fotos y vídeos al ordenador o subirlo a cualquier servicio en la nube. Pero esa no es una cuestión en la que tu teléfono tenga que ver, sino con tus hábitos como usuario. Pero es que en ese plan se te pueden quedar cortos hasta los 512 GB del nuevo iPhone XS.

Por poner un ejemplo, el iPhone 8 de 256 GB es 170 euros más caro que el de 64 GB. Solo es cuestión de valorar si te merece la pena pagar ese sobreprecio por los 256 GB. Sin querer influir en la opinión de nadie, este año he pasado de 256 GB a 64 GB de mi dispositivo actual. Reconozco que por salud tecnológica no me gusta tener el iPhone muy cargado de fotos ni vídeos.

¿Face ID o Touch ID?

Ambos son sistemas seguros, pero el Face ID y según mi propia experiencia, es comodísimo. Vale, a veces cuesta que me reconozca según cómo haya orientado el teléfono hacia mi cara, pero apenas me acuerdo del Touch ID excepto cuando uso el Pad o el MacBook.

Por seguridad, la sensación es que ambos lo son y si le unimos que también puedes usar un código que puedes complicar cuanto quieras, no parece que la seguridad quede en entredicho. Aunque el futuro ya ha quedado claro que está en el Face ID y en la ausencia de botón de inicio, que sí puedes encontrar en la serie 7 y 8.

Cámaras, un valor en alza

Brillan a gran altura, si bien parece que el iPhone XS incorpora prestaciones mejoradas con respecto a sus predecesores, si bien no es algo que un ojo no demasiado entrenado sea capaz de discernir. Quedará por ver cómo se comporta la del iPhone XR, que con una sola lente es capaz de reproducir el modo retrato que tanto éxito está teniendo. Reconozcámoslo, el modo retrato gusta mucho, y si lo vas a usar lo tienes en los modelos Plus de la serie 7 y 8 y en el resto de dispositivos, en el iPhone X, en el XS y XR.

Todos son capaces de registrar vídeo a 4K, otra cosa es que grabes en ese sistema, que consume gran cantidad de memoria y no es una buena idea si no tienes un dispositivo que posteriormente lo reproduzca. Las diferencia son los frames por segundo que dan a la hora de registrar en cámara lenta. Los iPhone 2018 pueden hacerlo incluso a 240, mientras que el resto “solo” lo hacen a 120 frames por segundo. Todo depende del grado de curiosidad que tengas a la hora de hacer grabaciones. Reconozco que no grabo habitualmente en 4K, en todo caso alguna prueba, pero con 100 voy de sobra.

Y la cámara de los selfies no tiene prácticamente variación ni en cuanto a la apertura ni los megapixeles, que son 7. Otra cosa es si quieres los Animoji, que deberás de ir del iPhone X para arriba.

Las pantallas, esas protagonistas

La tendencia ha sido en ir tendiendo a subir. Y sobre esto no hay término medio, o adoras esas pantallas generosas o las odias. Apple ha hecho una apuesta valiente este año, dos modelos superan las 6 pulgadas, por lo que se está dando una indicación de lo que veremos en unos años, no creemos que vaya a haber una vuelta atrás y retornar a las 4 pulgadas.

La causa de ello es que cada vez usamos más el móvil como un sustituto de la tablet o el ordenador, según que casos. Sé de personas que no encienden un ordenador en sus momentos de ocio, con su dispositivo móvil ya tiene suficiente para mandar mensajes, consulta las redes sociales o leer la prensa.

Quizás debamos fijarnos en OLED o LCD. Los primeros paneles son los que montan el iPhone X y el XS, el resto son LCD. Ya queda al gusto de cada uno, si bien los OLED tiene mayor nitidez y brillo, amén de un menor consumo energético. ¿Hay diferencia? Sí, y se nota bastante. No desmerecemos a las LCD en absoluto, pero es una realidad. Eso sí, sea cual se tu elección no olvides nunca protegerla.

Otros factores y acabando

Por ejemplo la resistencia al agua: los modelos 2016 y 2017 gozan de protección IP67, más que suficiente para prácticamente todo, sin embargo los de este año suben un escalón a la IP68, que les permite estar sumergidos a más profundidad. Pero pensémoslo bien, ¿quién de manera natural va a sumergir un iPhone? Yo al menos no lo haría ni haré, si quiero fotografía submarina hay elementos mejor preparados para ello, como por ejemplo las cámaras deportivas de acción.

Los colores son también otra opción a tener en cuenta. La mayor gama cromática será para el iPhone XR que sale en 2 semanas y que tiene 6 colores diferentes. Eso sí, elige bien porque puedes cansarte pronto de algo demasiado estridente, aunque en la variedad está el gusto. No es mi caso, mis iPhone siempre han sido negros, una vez tuve el iPhone 6 Plus en blanco y acabé muy harto de él, pero es una opinión muy personal.

Otro es el uso de ese iPhone, de cómo será de intensivo. No es lo mismo necesitar un iPhone para fotos decentes, mensajería y poco más, que alguien que por ejemplo quiera utilizar juegos de Realidad Aumentada. Si tu caso es el primero, las versiones mas antiguas te darán una buena experiencia sin dispararse mucho de precio. El iPhone 7 se perfilaría como una compra más que recomendable, si bien en 2-3 años ya sea el momento de decir adiós. Ahora bien, no hay nada más frustrante que utilizar un dispositivo que tengas infrautilizado.

Últimas recomendaciones: sí o sí una funda y el protector de pantalla opcional, pero también recomendable. Hoy en día es un riesgo tener un iPhone sin proteger, máxime de la serie 8 en adelante. Al ser el cuerpo de cristal, las posibilidades de catástrofe en caso de caída son máximas. Y doy fe que una buena funda evita lloros posteriores. Mi iPhone anterior cayó un piso rebotando por las escaleras y no sufrió ningún daño ni marca gracias a tener una funda competente. No trates de ahorrar en este sentido, es siempre una buena inversión.

La decisión de qué iPhone elegir es exclusivamente tuya, piensa en qué uso le vas a dar, cuáles son las tendencias (Face ID, ausencia de botones, pantallas en aumento) y disfruta de tu nuevo iPhone. El factor económico es clave, pero no es impedimento para que, sea cual sea el que elijas, dispongas de un iPhone a la altura.