En venta una de las mayores colecciones de dispositivos Apple: 1.100 ordenadores

En venta una de las mayores colecciones de dispositivos Apple: 1.100 ordenadores

Un pedazo de historia

Compartir

Coleccionar dispositivos es una práctica bastante más común de lo que se cree y si hay alguna marca tecnología popular esa es Apple. En el día de hoy hemos conocido que una de las mayores colecciones, si no la más grande, de dispositivos Apple busca un nuevo hogar.

Se trata de la colección de Roland Borsky, un coleccionista y reparador de dispositivos Apple que vive en Viena y que, según el mismo cuenta, tiene más de 1.100 dispositivos de Apple, sobre todo ordenadores Mac.

Te puede interesar | Esta es la mayor colección de prototipos de Apple que verás nunca (vídeo)

Más de 1.000 Mac buscan nuevo hogar

Roland Borsky ha estado trabajando para una compañía que reparaba ordenadores desde hace más de tres décadas. La colección de Apple de Borsky incluye más de 1.110 ordenadores, eso es más del doble del tamaño del Museo Apple en Praga, que afirma ser la colección privada más grande de Apple, que exhibe 472 artículos.

Tras la llegada de Apple a la ciudad, abrió su primera tienda en Viena a principios de este año, Borsky ha confesado que el negocio se ha vuelto más difícil y que ha tenido que cerrar su taller de reparación.

La mayoría de su colección está en un almacén, pero Roland Borsky ya no puede permitirse el lujo de alquilar ese espacio en Viena, por ese motivo ha puesto en venta todos sus dispositivos de Apple para que no terminen en un vertedero.

“Al igual que otros coleccionan los coches y viven en una pequeña caja para pagarlos, a mi me pasa con dispositivos de Apple”

En la actualidad cuenta con algunos dispositivos de su colección en exposiciones temporales, pero Borsky busca vender la colección a alguien que sea capaz de exhibirla de forma permanente y la ha puesto a la venta por un precio aproximado de 30.000 euros, que es la deuda que tiene por alquilar el almacén.

Esperemos que encuentren un comprador, ese pedazo de historia de Apple no puede terminar destruyéndose.

Vía | Reuters