6 motivos por los que empezar a utilizar Apple Pay

6 motivos por los que empezar a utilizar Apple Pay

La mayoría de bancos establecidos en España son compatibles

Compartir

Si comprar por Internet sigue siendo un tabú para algunos, qué decir de los pagos a través del smartphone. Muchos usuarios siguen reacios a aceptar estos nuevos métodos porque piensan que no son seguros, y nada más lejos de la realidad. Apple Pay ha madurado lo suficiente desde que desembarcó en España como para tenerlo en cuenta.

Es seguro, compatible con la gran mayoría de bancos importantes y, lo más importante, comodísimo. Pero si esto no te ha convencido, lee estos 6 motivos por los que deberías utilizarlo.

6. Un día olvidarás la cartera, y ahí estará Apple Pay

Puede que todavía sea muy pronto para hacer todos nuestros pagos a través del móvil, sobre todo porque hay tiendas que los aceptan a partir de un mínimo por el tema de las comisiones. Sin embargo, nunca viene mal tener un plan B por si las moscas.

Surgen imprevistos en los que tenemos que afrontar un gasto pero no tenemos el dinero suficiente o se nos ha olvidado la cartera. En estos casos, Apple Pay puede ser nuestra salvación.

5. Ahorrarás tiempo en los pagos

Apple Pay utiliza la tecnología NFC (Near Field Technology) para realizar las transacciones. Es mucho más rápido que deslizar una tarjeta o tener que introducir un PIN para completar un pago.

El problema es que no todas las tiendas lo aceptan de momento. Vale la pena ir comprobando periódicamente los comercios compatibles con él. Pero si eres de los que se toma un café de Starbucks cada mañana decirte que sí podrás utilizarlo.

4. Mandar dineros a amigos

Antes de la llegada de Apple Pay, había tres maneras de dar dinero a amigos: PayPal, transferencia bancaria o en mano. Ahora, con el servicio de Apple, puedes olvidarte de ellos.

Hace menos de un año, Apple actualizó el servicio y ya permite mandar pagos a amigos y familiares. Tan fácil con que solo necesitamos su número telefónico para mandarle un mensaje con la cantidad deseada. Todo desde un iPhone, iPad o Apple Watch.

Esto es gracias a Apple Pay Cash, y una vez empieces a utilizarlo te darás cuenta que es mucho más sencillo de utilizar que PayPal o Google Pay. Siempre que pagues con una tarjeta de débito no hay ningún cargo extra. Pero para tarjetas de crédito, hay un 3% de comisiones que debemos tener en cuenta para no llevarnos sorpresas.

De momento, esta función no está disponible en España, pero su lanzamiento parece inminente.

3. Cada vez hay más servicios compatibles

Cuando Apple Pay llegó, muy pocos comercios lo aceptaban, lo que provocaba un sentimiento de rechazo por los usuarios. No obstante, esto ha cambiado de tal manera que es compatible con una gran variedad de marcas. Solo en Estados Unidos, a finales de 2018, el servicio debería ser una opción en el 60% de minoristas. Cadenas como Pizza Hut, Safeway, Jamba Juice, 7-11, entre otras.

Por si fuera poco, Apple Pay en la web también está creciendo de un modo abrumador.

2. Tarjetas de socio

Utilizar Apple Pay requiere de Wallet, una app a la que muchos no le ven sentido pero que es extremadamente útil. Su función es la de agrupar en un solo lugar tarjetas de socio. En España, algunos de los comercios compatibles son Carrefour, Ikea, Desigual, BP y Leroy Merlin.

Pero la cosa no se queda ahí, ya que también podemos almacenar tarjetas de embarque, llaves de habitaciones de hotel y acceso a edificios. Más que útil si solemos viajar a menudo.

1. Más seguro que las tarjetas de plástico

Una de las razones principales —por no decir la principal— de utilizar Apple Pay. Anteriormente ya hemos resaltado lo seguro que es utilizar este servicio de los de Cupertino, pero es que ese es su punto fuerte.

Los pagos a través de Apple Pay están totalmente protegidos. Cuando hacemos uno, los detalles están almacenados en Apple Wallet, los cuales se alojan en un lugar seguro sin conexión a Internet, y que solo se recuperan cuando es necesario. Nadie puede interceptarlos a través de señales Wi-Fi o copiarlos estando a tu lado.

Una tarjeta de crédito tradicional puede ser robada, y te sorprendería lo rápido que es capaz de clonarse con dispositivos dedicados a ello. De hecho, es una de las principales fuentes para identificar robos en todo el mundo. Además, programas espía pueden leer los datos introducidos de una tarjeta de crédito, y son cada vez más habituales.

Por estas razones, utilizar Apple Pay debería ser una opción a tener en cuenta y, al menos, probarla un par de veces para formarnos una opinión.

Vía | iDropNews