Siri tuvo un origen muy curioso del que Jobs fue testigo

Siri tuvo un origen muy curioso del que Jobs fue testigo

El origen de la asistente.

Compartir

Siri es la asistente virtual de Apple, una dulce voz femenina que puede echarnos una mano en menos de apuro. En mayor o menor medida la utilizamos, y si bien ya dejé atrás usarla para preguntarle cosas absurdas, reconozco que la invoco para que haga cálculos y llame a mis contactos.

Fue presentada en octubre de 2011 e incluida desde el iPhone 4s, y no es una aplicación que saliera de la manos del equipo de Apple, fue comprada en abril de 2010 por 200 millones de dólares. Y hay algunos detalles de la misma que son curiosos, sobre todo los relacionados con Steve Jobs, el gurú de la compañía.

Te puede interesar | ¿Sabías que Oye Siri no funciona si el iPhone está bocabajo?

¿Sabías estas cosas sobre la génesis Siri?

  • Dag Kittlau fue el CEO de la compañía que sacó a Siri de la manga. Él trabajó con una mujer noruega llamada así y es un nombre con orígenes mitológicos que quiere decir “mujer inteligente que te guía hacia la victoria”. Nada más apropiado para una asistente que te ayuda a salir airoso de algunos trances. Curiosamente el dominio Siri estaba disponible.
  • A Steve Jobs no le terminaba de convencía ese sombre para la futura asistente, pero el proyecto fue desarrollándose y avanzando y así se quedó. No se sabe si no se encontró un nombre alternativo más adecuado o simplemente se dejó pasar.

  • Quizás influyera el hecho, según decía Kittlau, que Siri es un nombre sencillo de pronunciar desde cualquier idioma, lo que facilita la invocación.
  • Tras el lanzamiento de Siri, Kittalu y Jobs se reunieron en casa de este último, ya muy enfermo, y Steve confirmó al padre de la asistente que “Apple es paciente, no abordamos nada hasta que sentimos que podemos hacer algo nuevo, y he sentido que lo hemos conseguido.” “Esa fue su principal atracción hacia Siri.”, según palabras de Kittlau.
  • Finalmente Kittlau abandonó la compañía Apple de manera amistosa tras la muerte de Jobs.

Vía | Cult of Mac