5 razones por las que comprar el nuevo MacBook Air si tienes...

5 razones por las que comprar el nuevo MacBook Air si tienes un Chromebook

Con su última actualización, el ultrabook de Apple es un portátil a tener en cuenta de nuevo

Compartir

La guerra de los ultrabooks vuelve a empezar. Con la renovación del MacBook Air, muchos usuarios han visto el momento perfecto de renovar su viejo ordenador portátil. El equipo que Steve Jobs sacó de un sobre durante su presentación en el año 2008 se ha actualizado con pantalla Retina, USB-C y un mucho mejor rendimiento. Un cambio que pedía a gritos.

El problema es que estuvo mucho tiempo en el olvido, y la gente empezó a fijarse en otras alternativas. Una de ellas son los Chromebook, dispositivos que funcionan con Chrome OS, un sistema desarrollado por Google. Aunque similares (muy ligeros, rápidos y con buena autonomía), las dos opciones tienen grandes diferencias. Estas son 5 razones por las que comprar el nuevo MacBook Air si tienes un Chromebook.

1. Tu único ordenador es un Chromebook

Los Chromebook son ordenadores perfectos para estudiantes o gente que no hace un uso excesivo de ellos. Para escribir texto, ver Netflix, consultar el correo electrónico y ver nuestros perfiles en redes sociales van genial. El inconveniente está en cuando les exigimos un poco más.

En el momento en que haya que trabajar con edición de vídeo o retoque fotográfico, aunque sea a nivel básico, se vuelven prácticamente inservibles. No son potentes, y darles esta carga de trabajo les puede pasar factura por el sobrecalentamiento.

Es cierto que el nuevo MacBook Air tampoco es el equipo ideal para este tipo de trabajos, pero su hardware es bastante más capaz que el de los Chromebook. Tiene el rendimiento justo como para poder editar vídeos y fotos sin grandes pretensiones.

2. Necesitas una pantalla de mejor calidad

Los portátiles tipo Chromebook suelen ser bastante asequibles. De ahí que sean equipos muy utilizados en centros escolares de todo el mundo. Pero que sean económicos repercute en la calidad y potencia de sus componentes.

Uno de los elementos en los que más se sacrifica es la pantalla. Los fabricantes suelen optar por resoluciones HD (1366 x 768 píxeles). Esto no solo afecta a la calidad del contenido, sino a la propia nitidez. Los ojos pueden distinguir los píxeles del panel, lo que no es agradable.

El MacBook Air pecaba de este problema hasta que Apple lo actualizó en la pasada Keynote de octubre. Ahora su pantalla de 13.3 pulgadas es IPS Retina con una resolución de 2.560 x 1.600 píxeles. Una calidad más que adecuada para tal tamaño.

3. Un buen disco duro sigue siendo necesario

La filosofía de los Chromebook es un poco diferente al de resto de portátiles. Mientras que equipos con Windows o macOS pueden utilizarse sin conexión a Internet, los que tienen Chrome OS requieren de acceso a la red para funcionar. Necesitan de la nube y los servicios de Google para ser útiles.

Es por esa idea de “la nube es el futuro” que el tamaño de sus discos duros es insignificante. Solo hay que dar una vuelta por Amazon u otras tiendas en línea que vendan Chromebooks para ver que el almacenamiento ronda entre los 16 a 32 GB.

Siempre queda la opción de comprar un disco duro, que es más barato que adquirir un nuevo ordenador portátil, pero el nuevo MacBook Air puede configurarse con hasta 1.5TB de SSD, con lo que la falta de espacio ya no será un problema nunca más.

Te puede interesar | Esto es lo que dicen las primeras reviews sobre el nuevo MacBook Air

4. La falta de aplicaciones

El motor de los Chromebook son las apps de Google. Si utilizas asiduamente los servicios del buscador de Internet (Docs, Gmail, YouTube, Drive, etc.) te encontrarás muy cómodo. También es compatible con apps disponibles en la Chrome Web Store y algunas de Android, pero poco más.

Si por trabajo o estudios necesitas algo más específico, sintiéndolo mucho, va a estar muy difícil. Windows sigue siendo el sistema mayoritario, y por ende el que más compatibilidad con apps tiene. Pero muchas de ellas tienen su versión para macOS, y las que no pueden ejecutarse mediante una capa de compatibilidad de Wine. De lo que no hay dudas es que el MacBook Air con macOS es mucho más capaz.

5. Después de la universidad necesitas un portátil para trabajo

Nadie pone en duda que los Chromebook son geniales para tomar apuntes y elaborar presentaciones. Esto, sumado a su portabilidad, los hacen buenos equipos para la universidad (al menos si no se requieren programas de modelado 3D, montaje, edición, etc.). Pero en el momento en que tengamos un trabajo es mejor tener un ordenador “de verdad”.

Por supuesto, primero deberás conocer los requisitos de tu trabajo. Si está bien utilizar un Mac, el MacBook Air es una buena opción.

Vía | iDropNews